recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

domingo, 6 de noviembre de 2016

THE GÉNESIS CHILDREN



The Génesis Children
(USA, 1972)

Director:
Anthony Aikman

Productora:
Lyric Films Internacional
(Billy Byars, Jr.)

Escritores: 
Anthony Aikman
Billy Byars, Jr.
Barbara Smith

Elenco: 
Vincent Child
Greg Hill
Bubba Collins
Peter Glawson
David Johnson
Jack Good

Música: 
Jerry Styner

Edición: 
Jeremy Hoenack



Película rara allí donde las hay. Talvez si demasiado pretenciosa o ambiciosa, con un argumento que se resuelve sólo al final pero que no se corresponde del todo con el relato. Usa un narrador en primera persona y diálogos no lineales. Tiene rupturas de secuencia que parecen errores de edición y de guión.

El argumento parece ser el siguiente: un sacerdote ortodoxo recluta un grupo de adolescentes y pre-adolescentes entre 10 y 14 años aproximadamente -esto se infiere- para un experimento teatral que retrotraiga la conciencia a estados de inocencia previos a la rebelión del Hombre contra Dios, tomando como fuente el Génesis. Una vez aislados en una playa los muchachos conforman de manera espontánea una especie de sociedad secreta basada en la desnudez. El experimento tiene un trasfondo sutilmente homoerótico puesto que se trata de una relación tribal casi sin jerarquía y basada en el afecto y la protección mutua, con mucho contacto de piel y exposición del cuerpo desnudo en un ambiente donde no existen las mujeres. En esta sociedad ideal donde sólo hay muchachos, se establece una convivencia  horizontal entre ellos, colaborativa y lúdica, sin asomo de vergüenza. No aparece en ningún momento algún tipo de conducta sexualmente explícita a pesar de que las secuencias nudistas en la playa se detienen en un relato plástico de los cuerpos, especialmente zona púbica, por no decir que se desata una verdadera competencia visual de glúteos y genitales masculinos en reposo. No es categórico que no exista un ápice de morbo pero es claro que el propósito pornográfico queda descartado. 

Para esta arriesgada puesta en escena el escritor-director Anthony Aikman se sirve de un grupo de actores no profesionales (incluso usaron sus nombres reales) con anatomía de muñecos perfectos y proyecta en ellos una transferencia de simbolismos narcisistas y hedonistas, puesto que desarrollan una confianza y seguridad colectiva a toda prueba. La película abre con las secuencias nudistas del tema central y luego, en un afanoso raconto, va poniendo en situación de preparativo. Durante toda la película se alterna con escenas de la vida socio-normativa habitual de los muchachos. Todos llegan a la playa misteriosa después de leer un aviso de periódico, conscientes del desafío de la propuesta teatral. Van a un supuesto casting con el afán de romper con un modelo de rutina: familias convencionales, estudios inútiles, una novia aburrida, etc. El relato del narrador está lleno de figuras retóricas y hacia el final desarrolla la idea del escepticismo religioso como momento previo a la pérdida de la inocencia, ritualizada por una acción vandálica en la que queman una furgoneta después de divertirse con ella. Se corresponde con la aparición del sacerdote que los había estado vigilando como el ojo de Dios y los deja partir justo en el momento en que llegan a la conclusión grupal de que "Dios es un resultado del miedo". El momento paradigmático de la pérdida de la fe en el desnudo no está asociado a la vergüenza y al castigo sino a la decepción, no obstante 3 miembros del clan permanecerán desnudos hasta la partida, aun declarando su escepticismo.

Visto de ese modo la película sostiene una utopía homo-patriarcal, donde la pérdida de la inocencia prescinde de la aparición del sexo opuesto y se centra en la conciencia masculina juvenil como prototipo de la belleza, el hedonismo y la libertad. Este concepto de por sí complejo no logra plantearse ideológicamente sino que poética y plásticamente.

La película "The Génesis children" es un proyecto condenado a ser incomprendido y malinterpretado. Conspira en su contra la ambición de los realizadores y el abierto desafío al tabú de su tema, que interpela tanto a la educación hetero-normativa tradicional como al progresismo en sus variantes feministas o en el activismo de diversidad sexual, para los cuales esta película debe resultar una especie de sacrilegio contracultural de estética fascista. 

En efecto la exposición del cuerpo masculino juvenil es de carácter renacentista, de matriz greco-latina y fuerte fetichismo adónico-apolíneo con una música (Jerry Styner) en formato de poema sinfónico entre Debussy y Wagner, más cerca a este último, dando a los dobles planos, fundidos y zoom nudistas un guiño operático. La improvisada tribu de muchachos se parece a los boyscouts, con reglamentos tácitos, entrenamiento, desafíos deportivos, mediciones de fuerza, secretos, lealtad, honor, etc. Es una virtual y precoz legión romana. Inequívocamente, el entorno urbano son ruinas de coliseos, palacios, fontanas escultóricas, acueductos y basurales romanos. El uso de los matices de color, la fotografía y la simpleza escenográfica son perfeccionistas, de un altísimo nivel estético, poniendo énfasis siempre en el cuerpo más que en el entorno, con un resultado coreográfico inmejorable. La secuencia del vandalismo con la furgoneta es modélica, prácticamente un ballet.

Dentro del anecdotario histórico de la película cabe mencionar que fue calificada con una X dentro del sistema previo de censura cinematográfica norteamericana, basando la calificación "en la cantidad de desnudos de menores y primer planos de la zona pélvica".

La película fue patrocinada por una productora llamada pretensiosamente "Lyrics Film Internacional" de la que no se conoce otra producción, así como es la única experiencia cinematográfica del autor Aikman, especialista en literatura amena infanto-juvenil.

Asunto aparte sería mencionar que, más allá de la controversia, el olvido y la censura, esta película se enmarca dentro de un movimiento visual contracultural que proliferó en los años 70 y 80 alentado por la apertura social post-beat, que sitúan la sexualidad y la desnudez especialmente adolescente como protagonista de un cambio de enfoque moral contra el totalitarismo marxista y a la vez contra el integrismo religioso. Es cine que siempre fue visto como desviaciones capitalistas occidentales dentro de la otrora esfera soviética y en el occidente cristiano fue visto como profanador del mito de la infancia asexuada. Fue recibido con fobia a la exhibición del cuerpo ("fisiofobia" le llamaba la fotógrafa Irina Ionesco) y psicosis moralista en contra del desnudo adolescente. En efecto se trató de un período que sacó de las mazmorras el deseo juvenil, emplazando directamente esa idea de cuerpo en cautiverio que la moral de izquierda y de derecha administraron por siglos, con una idea de adolescente disciplinado, asexuado y vestido con elegancia pero "recato" a través del traje formal de colegio y oficina. En los 70 pasa a surgir una suerte de tercera línea de expresión, que no es ideologizada pero que tiene un sentido político, estético, erótico e incluso ecológico dispuesto a romper todos los esquemas. Así surge la fotografía de Larry Clark, Mapletorphe, Hugh Holland, Will Mcbride, la citada Irina Ionesco, y experimentos cinematográficos que tuvieron como pioneros el cine de Pasolini, en especial su Trilogía de la Vida y "Saló o 110 días de Sodoma" (1975), o la más marginal "Pink Narcissus" (James Bidgood, 1971),  éste que comentamos, otros como Maladolescenza (Pier Giusepe Murgia, 1977), y que alcanza su apogeo en "La Laguna Azul" (Randal Kleiser 1980). Es un cine alentado desde la literatura por "El diablo en el cuerpo" de Radiguet, "Enfant terribles" de Cocteau, "Queer" de William Burroughs y el movimiento hippie y post-beat en general, que tuvo correlatos en el rock, con Pink Floyd tocando semidesnudos al aire libre en las Ruinas de Pompeya (1971) y luego devino en el glam rock y la ambiguación visual deliberada del performance, por ejemplo en David Bowie. A partir de los 90 hay una regresión conservadora. El control moral sobre el cuerpo adolescente se ha vuelto más amenazante, con reformas legales y aumento de la histeria hacia el cuerpo masculino alentada por el auge del feminismo en las tendencias sociológicas académicas, cuyo resultado más directo es una estigmatización del cuerpo y la demonización de la genitalidad masculina con el consiguiente sentimiento de culpa en la identidad del ser hombre.


En este contexto neo-conservador bajo el clásico embuste del progresismo, "The Génesis children" fracasa estética e ideológicamente. Pero es un dulce fracaso, porque al decir de su propio guión: "En todo lo bello aguarda la decadencia y en toda decadencia se esconde lo bello".

Fotogramas: 



















































enlace para descargar la película
con subtítulos en español:

No hay comentarios: