lunes, 17 de septiembre de 2012

HEBERTO PADILLA. La libertad de expresión me autoriza.


Heberto Padilla es la piedra del tope de la libertad de expresión. No sólo concierne a la poesía sino también a la política y a la historia. Su desafío audaz y creativo al atontamiento cultural de Cuba bajo el régimen autócrata de los Castro le costó la cárcel, la tortura, la humillación, la pobreza, el ostracismo y finalmente el exilio. Sobre su caso guardaron silencio los políticos de izquierda de todo el mundo y la "intelectualidad" se dividió con contundente saldo a favor de aquellos que se pronunciaron de manera oportuna contra la censura y persecusión de que fue objeto el poeta de "Fuera del juego". Por Padilla la Revolución cubana perdió a Carlos Fuentes, Octavio Paz, Juan Rulfo, Vargas Llosa y casi casi a Sartre y Cortázar. Pero estos últimos recayeron en su obsecuencia y su lealtad a la tiranía monopartidista encabezada por uno de los charlatanes más crueles de la historia, el todavía poderoso Fidel. Cortázar retomó la ovejuna militancia con un texto, presuntamente un poema, que bien podría incluirse entre los mayores adefesios de la literatura moderna: "Policrítica en la hora de los chacales". En 1971 después de 38 días de prisión en aislamiento como el que se aplica al peor delincuente, Heberto Padilla debió hacer una "autocrítica" y declarar sus supuestos delitos de pensamiento y palabra. Una comisión de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas Cubanos) devenida en tribunal popular le tomó declaración durante un interrogatorio público, ridícula y arteramente televisado. Padilla se autoflageló a la manera de Galileo durante su juicio frente a la Inquisión varios siglos antes y declaró algo parecido a que el sol gira en torno a la tierra para salvarse de la hoguera, pero al igual que el viejo astrónomo tuvo oportunidad de su "...y sin embargo se mueve". En realidad nadie puede pensar que su mentada autocrítica pueda haber sido proclamada en serio; antes bien es fácil sospechar una intención teatral que lleva al extremo la exposición de la miseria intelectual de sus adversarios a través de la ironía y el absurdo. Los esbirros del castrismo en su inagotable ceguera se dieron por satisfechos. Uno de aquellos comisarios, Norberto Fuentes desclasificó hace poco el texto íntegro del expediente que permanecía en su poder con el interrogatorio inquisitorial y la autoinculpación de Padilla. El caso viene a pertinencia en momentos que la UNEAC hace una especie de perestroika con su historial de crímenes contra la libertad de expresión, dentro del proceso de maquillaje político-cultural en el que está envuelto el gobierno del sucesor del trono castrista, el viejo pistolero Raúl, inventor de las UMAP. Pero hace falta reconstituir la escena porque sus implicancias son aún relevantes. Y hace falta sobre todo resituar a un poeta de grandes dimensiones, de perfil altamente diferenciado en el concierto de la poesía hispanoamericana contemporánea. Padilla ha sido omitido en las antologías más consagradas de poesía, como es el caso de la realizada con celebridad por José Olivio Jiménez para Alianza Editorial. Por fortuna es fácil obtener las fuentes no corruptas por el tiempo y no hay excusas para no conocer FUERA DEL JUEGO y la "Autocrítica", propuesta aquella como una obra literaria más, con el tragicómico contexto de haber sido inspirada por hechos reales, como una novela testimonial. 

No deja de ser sabroso el episodio de "Antes que anochezca" donde Reynaldo Arenas cuenta que se encuentra con Heberto Padilla en una calle de Miami y lo ve tan destruido y convaleciente de su propia experiencia, que más le da la idea de un alma en pena que de una persona. En efecto sus libros fueron perdiendo poco a poco la fuerza expresiva conforme avanzaba su vida, sin por ello dejar de ser poesía y con frecuencia poesía mayor. El maridaje lírico-narrativo, lo urbano, lo doméstico-cotidiano, la ironía son sus sellos indelebles, la mirada universal frente al hecho más pequeño, el ritmo de la idea, el verso prolijo, son su sello.

En los siguientes enlaces ofrezco los pdf de los textos más significativos de este emblemático proceso, con el fin de dejar a disposición de los interesados las pistas de un bochorno colectivo del que pueden seguir sacándose lecciones. Y la poesía sale victoriosa.

Como invitación adicional transcribo un poema tomado de EL HOMBRE JUNTO AL MAR (1980) de H. Padilla:



LA CANCIÓN DEL JUGLAR

 
General, hay un combate
entre sus órdenes y mis canciones.
Persiste a todas horas:
noche, día.
No conoce el cansancio ni el sueño.
Un combate que lleva muchos años,
tantos, que mis ojos no han visto nunca un amanecer
en donde no estuvieran usted, sus órdenes, sus
armas, su trinchera.
Un combate lujoso
en donde, estéticamente hablando, se equiparan
mi harapo y su guerrera.
Un combate teatral.
Le haría falta un brillante escenario
donde los comediantes pudieran llegar de todas
partes
haciendo mucho ruido como en las ferias
y exhibiendo cada uno su lealtad y su coraje.
General, yo no puedo destruir sus flotas ni sus tanques
ni sé qué tiempo durará esta guerra
pero cada noche una de sus órdenes muere
            sin ser cumplida
y queda invicta una de mis canciones.


 (Todos los links que se ofrecen corresponden a mi cuenta personal de 'mediafire', por lo tanto son enlace seguro.)

 
 Aquí FUERA DEL JUEGO:




Aquí Antología:




 Aquí expediente del interrogatorio y autoinculpación:

http://www.mediafire.com/?jrfn6g27acs031y



Aquí como complemento el libro de Cortázar que sirviera de respuesta a la segunda carta de los intelectuales contra Fidel, de la que se desmarca:

http://www.mediafire.com/?vs9jwpgrhn2ajxh

En este enlace se puede ver un pasaje del documental CONDUCTA IMPROPIA de Néstor Almendros, donde Padilla habla de la homofobia en Cuba con declaraciones que adquieren una especial relevancia en la actualdiad, puesto que el poeta acusa a Raúl Castro de haber sido quien ideó las UMAP inspirado en una visita a Bulgaria.... y ocurre que hoy en día la flamante encargada de políticas públicas sobre sexualidad en Cuba es la solapada y siniestra Mariela Castro,  que por supuesto no tiene la moral de restablecer dignidad para las minorías sexuales por ser hija del resposable de un campo de concentración destinado a ese segmento. También en esta parte se ve al escritor Guillermo Cabrera Infante refiriéndose a la persecusión a Virgilio Piñera:

http://www.youtube.com/watch?v=iIQB5cI9b4A 


un buen enlace con poemas y un artículo de crítica valorativa:

http://circulodepoesia.com/nueva/tag/heberto-padilla/ 

***

No hay comentarios: