lunes, 31 de marzo de 2014

SISMÓGRAFO. Poética de la fractura.

Actas de (mala) fe; Mosquito Editorial; 2014







Mi mano piensa una vegetación en llamas 
y mi pie concuerda con el humo, desprecia
al vientre gestor de eternidades.
El pulmón se engaña, su tamaño siempre es menos 
que la extensión de su destreza. 
Mi ojo piensa días de placer en sitios sucios, 
mi lengua ordena el alboroto de sus invitados. 
Mis testículos sospechan de las grullas: 
son demasiado blancas. 
Mi ano tiene un cuento para sus hermanos menores 
pero ellos le mienten para esconder la cicatriz 
que quedó del juego de renombrar las calles. 
Mi oído piensa nubes que salivan 
espacios sin llenar entre interrogaciones. 
Mi pecho cuenta peces sobrevivientes 
demasiado pequeños para ser notas musicales. 
Y no tengo entregas que hacer                                         
cuando me buscan 
hasta que soy olvidado. 
Entiendo lo que se filtra por los bordes 
del peso del cuerpo 
sobre las sábanas que van a dar al mar 
porque algunas venas no tendrán desembocadura.
Mis omóplatos -alas mal tejidas-,
sajan a plomo una barra de compás
musical, vertebral,
tajada corruptora de argumentos.
Quedan restos orgánicos de la luz, del calor 
que se dan los cuerpos después de la fuga; 
las sombras tienen otra versión de la cópula. 
Mi cuello le asigna importancia 
a la memoria de mis uñas. 
Mi esternón no acepta confundirse 
con la duración del recuerdo de su paso 
en episodios de otros condenados.
 Todos mis órganos piensan
pero la cabeza insiste en suplantar al vocerío.

 SÓLO EL DESEO
TIENE ESA PRISA.



NOTA: Este es un texto pertenece a la sección 'Zona cero' del libro Actas de (mala) fe. Se inserta en un papel desplegable de 60 x 25 cm. El texto está intervenido por versos entre paréntesis, los que remiten a otros poemas de la misma sección. También lo interviene la expresión 'por crestas y por valles' escrita a lo largo en forma continua y en borde derecho a lo ancho. Puede ser leído en cualquier orden y dirección.







No hay comentarios: