recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

sábado, 24 de mayo de 2014

EL ESTIGMA O LAS FORMAS DEL DUELO

de PIEDRA NEGRA; Mosquito Editores, 2009















EL ESTIGMA O LAS FORMAS DEL DUELO




Del pie derecho la joven diferencia,
imagen íntima de Dios, uña
cargada al corazón de mi apellido,
estancia de la noche como un segundo sexo,
tabú del niño único al centro de la flor
rodeada de dientes y alimañas.

Y no creí en Dios pero creí en la uña
marcado por ese día de periódico filo,
esa cíclica ofrenda votiva de las mujeres mayores:
el remojo y corte profiláctico.
Amenaza roja que persigue al calendario
y yo en el limbo de la flor, gozando acaso de esa fama
en el espacio que va del centro a la orilla,
yendo y viniendo en ejercicio elástico de piedra.

Y adentré mi cabeza en la bóveda de la uña
como lo haría un grano recién germinado
en el caparazón vacío de un molusco,
introduje mi cabeza
con los ojos apretados en ese hueco fétido de carroña;
oí el mar, en dirección a una gruta que burbujeaba al fondo
vi volar pájaros negros con puntas de espada;
abrí los ojos y grité en el interior de la uña,
corrieron las mujeres a sacarme
y oí el mar en el último segundo.

Frotaron mi frente con gasas perfumadas,
cubrieron mis ojos para que no encegueciera,
masajearon mis sienes para inducirme al sueño
y dormí en un útero con vista al jardín
lubricado por lunas de fase equivocada.
Sellaron mi uña con un golpe de féretro
y guardaron la llave. Busqué el olvido
con un sol entre las manos, con un árbol
de raíces largas hasta mil generaciones,
con el mundo en un testículo y en el otro
la historia viva de los templos.
Busqué en el juego secreto de cambiar los nombres
y colgar cabeza abajo para que baje la sustancia
hasta que una voz desde dentro de la uña
proclamó la sentencia: habrás de eyacular todas las noches
y comenzó a fluir la porcelana tibia
como un error que otorga el triunfo,
música de camino sarmentoso
o el relieve de un paisaje caído del tiempo.
Todo fue comprendido
en el flujo del mármol líquido que enciende las sombras.
Todo fue aprendido en el batir de alas
de ese cisne que simula estar dormido.

Medida de mi antigua diferencia
rejuvenecida por el espejo que guarda su piel blanca
en una nata de prodigio.
Medida de mi vergüenza, medida de mi cordura
que es la sombra proyectada por la ira,
monedas que alternan sus fases
entre la vida del sueño y la vida del cuerpo:
a los 7 conocí el mar en la pantalla gigante:
una gaviota disputando vísceras
con las plumas pegajosas de aborto marino.

Y nada ya podrá cerrar los umbrales de la uña
porque ella ha marcado cada fin de fiesta con su gong
llamando al duelo, llamando al odio,
al empalago y al vértigo del primer orgasmo.






(Daniel Berkley)







No hay comentarios: