jueves, 5 de junio de 2014

CUADERNOS DE EMERGENCIA. XX Aniversario (4)

La Muerte de Orfeo


En la contraportada de Cuadernos de Emergencia aparece una imagen de La Muerte de Orfeo, de autor desconocido. El año de publicación de Cuadernos... aun no asistíamos al reinado de la internet y el computador mismo recién entraba tímidamente en las aulas y en los hogares. De manera que la imagen para la contraportada que le aporté a mi editor Cristian Cottet eran fotocopias de una enciclopedia. Dos versiones gráficas del mito: la de Durero de 1494 y otra anónima renacentista, que según los entendidos, inspiró al primero. La elección fue a partir de la calidad visual de los impresos, en cuya comparativa Durero fue aventajado.

El mito de Orfeo es uno de los más polisémicos de la tradición greco-latina. Menos difundido que el de Edipo y más teatral que el de Prometeo, su argumento parece siempre contemporáneo. Sus aristas y finales abiertos son los que han permitido las muchas versiones que ya en época clásica eran conocidos, al punto que parece un misterio policial. En Ovidio se da por sentado que Las Ménades asesinan a Orfeo por la indiferencia de éste hacia la belleza de ellas, pero en versiones posteriores se acentúa la preferencia del lírico por el amor de los muchachos. Si los especialistas no llegan a acuerdo sobre el momento en que este énfasis aparece, dados los matices moralistas que podría haber adquirido el argumento en la época post-clásica, es poco probable que lo llegue a dilucidar este párrafo. Caben aún otras instigaciones interpretativas desde un corrupto ojo moderno: ¿qué hacía Eurídice con Caronte en la funesta barca si había que trasladar a los muertos y nunca estaban a solas? El dualismo Eros-Tánatos podría adquirir un explosivo ángulo voyeurista de intenso poder expresivo, si lo ponemos en manos de un escribano menos canónico. Así las cosas, esta historia viene a rebotar en mi proyecto creativo desde hace 20 años, y aunque por entonces no me proponía más que la instalación del crimen como atavismo culposo o amenaza en la (sub) conciencia de todo poeta, el tiempo se ha encargado de reforzar su sentido desde aquella ingenua ilustración en mi primer libro.

Muerte de Orfeo; anónimo; sig XV
























La Muerte de Orfeo; Alfred Durer; 1494























Lucha entre el Placer y la Virtud; Alfred Durer; 1498







No hay comentarios: