recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

lunes, 30 de junio de 2014

CUADERNOS DE EMERGENCIA. XX Aniversario (20, final)

EPÍSTOLA A ERNESTO CARDENAL







******************************************************

"Ya en esta opera prima se advierte la despedida a las empobrecidas consignas que marcaron a (casi) todos los poetas que comenzaron a escribir en dictadura. Así queda consignado en el texto que cierra el libro: Epístola a Ernesto Cardenal..."

Américo Reyes


"En ese sentido, el último texto del libro, “Epístola a Ernesto Cardenal”, es de lo más elocuente que hemos leído en cuanto al establecimiento de una poética por contraste, a través de la cual se homenajea y se toma distancia al mismo tiempo del homenajeado, no sólo para diferenciarse de él, sino para fundamentalmente establecer un camino propio."

Cristian Gómez O.

******************************************************



Bien se sabe que nacer es precipicio;
que un pecho, que una luz
                                                                         es látigo
enhebrado en cicatrices, larvas dejadas a enfriar
sobre un lecho abandonado
Bien sabe usted que los pertrechos rotan,
usted, ni pícnico ni ángel, nadie mejor
para ser homenajeado con un beso a las espinas
Acabo de concluir mi relectura completa: ni un poema
cantable, ausencia absoluta de puntos suspensivos
“Y el lenguaje se venga negándose a comunicar”,
escribe usted
a Coronel Urtecho; “yo prefiero el verso
porque es más fácil para el pueblo”: con qué sobria admiración
me distancio de sus lemas.
En algún lado quizá alguien se reencarne. Quién
                                                           soy yo para dudar
que alguien sea capaz de atravesar las paredes
Pero las piedras tienen matriz arborescente
y en este mundo no hay otro para desenterrarlas

La Revolución quebró. Yo hubiera querido
                                                           soñar con azucenas
la noche de este leño. En cambio tiré
                                                                       unos versos
                                               febriles, en el sentido pesado
en que los días caen, me tendí sobre el prado
a ser traspasado por los brotes
y sueño con vientos como hélice de helicóptero
y volcanes hormigueros
hasta que cae un arco iris sobre el lago
“Son iguales la real y la irreal” cuando reflejo
mi cara en las hondas de la orilla. Usted no creerá
pero estoy seguro que no le pasó lo mismo

Cuando pequeño me estiraba el prepucio
antes de dormir
hasta sacar otro yo de adentro, hablaba
sobre dioses de raza prohibida y cielos caducos
pero salí de un túnel amuñada la boca
El cuerpo erguido pero despoblado
Los días no son más que movimientos
                                                              en contacto urgente,
las diferentes texturas del silencio
que van acumulándose
¿Qué esperaban ver los cargadores, qué clamaban
los nietos del maíz americano? Espirales ilegibles
traducidos en alfabetos para ciegos. Maquinaria
de nuestra ceremonia hambrienta. ¿Y por qué
no la prosa en vez del verso, por qué no
la compraventa en lugar de esta manía autista?
El auditorio merma y persistimos
                                                                        en dirigir
la voz a un punto ausente, la mirada
perdida en un juego de alternancias. ¿Dónde dice
que habrá duelo, donde
que escurrirán los otros, nosotros
donde estallaremos?
Se me sugiere probar con la novela, no hay cauce
a saber, no hay lecho para el curso de lo negro
Yo buscaba la fisura
                                                     y di con un llanto de siameses;
el gesto fronterizo, sueño o locura de
nuestra conversión, lo que queda
es un aire saturado,
                                                    un temblor apenas compartido.

Usted ya tiene sangre suficiente
para saberse el primero de su sangre. Acá en Chile
es epidemia subirse al anti olimpo
                                                                    y un concurso
es el amor del poeta.

Entre los estupefacientes alaridos
de más convincentes predicadores
arrendamos la corbata
                                                    para ir a nuestro propio sepelio


Se despide su hermano en el fastidio




Berlín, noviembre de 1989

No hay comentarios: