martes, 22 de julio de 2014

EL VERDADERO SIXTO RODRÍGUEZ HA MUERTO





























Ya pocos ignoran quién es Sixto Rodríguez y si alguien lo desconoce, no tiene más que navegar para enterarse. El documental "Buscando al Hombre de Azúcar" (Searching For Sugar Man) de Malik Bendjelloul se encargó de hacer que este hombre no vuelva a pasar inadvertido. Pero en muchos sentidos me atrevo a decir que el documental despejó una serie de incógnitas para abrir otras. Los olvidados discos de Sixto ahora son súper ventas. Sin embargo no deja de ser insalvable la brecha entre el carismático joven chicano graduado en filosofía que grabó dos discos brillantes (por así decir, en realidad son oscurísimos en su herida belleza) a principios de los años 70, con el hombre maduro tímido y casi ininteligible que conocemos hoy como Rodríguez. El éxito le llegó tarde: lo abandonó el ángel, la belleza, el oído, la energía, el sentido del ritmo, la elocuencia, el carácter desafiante... en suma, todo lo que lo hizo único. El año pasado en el festival de Glanstonberry dio una presentación espantosa. Se ha anunciado un tercer álbum que no se ha producido, y qué duda cabe que no hay alma con qué hacerlo. Durante la mitad del documental se argumenta que el legendario Rodríguez se había suicidado sobre el escenario o en alguna otra circunstancia. El relato sabe jugar con el suspenso y administra la información de modo inteligente hasta detonar en la aparición rediviva del mito urbano unos 40 años después, convertido en albañil, marginado y presunto líder social. En política su suerte no fue mucho mejor que en la música. Pero entonces el argumento empieza a desarmarse: ¿sólo fracasó y se cansó de cantar en público para pasar a llevar una vida de bajo perfil? Y de confirmar esa hipótesis pasa directamente a convertirse en un doble de sí mismo, pero envejecido. No habla de sus canciones, no sabe plantearse el tema de la resurrección artística tardía, no tiene recuerdos de las sesiones de grabación que debieron ser memorables a juzgar por los arreglos, en fin, no tiene historia viva, es un fosilizado documental viviente, un personaje de libreto.






¿Dónde está el muchacho carismático lleno de poder expresivo que compuso dos discos legendarios? ¿Por qué un señor de 71 años intenta imitarlo? Uno de los periodistas que aparece en el documental ya lo hace notar cuando se pregunta por qué Sixto no respondió con lucidez a la pregunta sobre su sorprendente historia de rock star desconocido en un país remoto mientras él vegetaba en Detroit. ¿Realmente vive el auténtico Sixto Rodríguez o podemos admitir que, en gran medida, murió en 1971? El que sí murió por mano propia, recién este año, a los 36 "de una edad que tendría para siempre" (Lihn dixit) fue el director, Bendjelloul. La versión definitiva habla de una depresión larga y mal llevada. Podemos aceptar las explicaciones oficiales, como en todo, pero también es viable imaginar intrincadas tramas policiales, como los mismos protagonistas de Searching From Sugar Man lo hicieron para llegar hasta Rodríguez.





De lo cierto e incontrovertible tenemos que un Sixto Rodríguez de 28 años logra cerrar un contrato por 12 canciones con un sello y registra Cold Fact en 1970, y al poco tiempo, otras 10 bajo el título Coming From Reality, en noviembre de 1971. La primera conclusión objetiva que se puede sacar es que Rodríguez es un poeta, un juglar, un expresionista. Textos cargados de poder emotivo, imágenes líricas bien dosificadas y un peso argumental que lo acerca a la canción del folk denuncia. Lo que lo aleja de ese estilo es la música, la integración libre de ritmos, instrumentaciones y atmósferas musicales que rompen los géneros, entreverando varios: pop duro, blues, country, funk, rock sinfónico, rock psicodélico, etc. Con frecuencia se sirve de pocos acordes de guitarra acústica para introducir las piezas con frescura, al modo de una improvisación, enfatizando las letras. Muchas veces las canciones no escapan de ser recitativos, con melodías planas en progresión cromática por varios compases, casi como si se propusiera declamar más que cantar. En 2 canciones derechamente opta por recitar. Pero siempre canta, porque su sentido melódico y su afinación es (era) privilegiado. Una voz con amplio registro, óptima dicción y coloratura (tesitura le llaman también) perfectas, con un dejo adolescente, con desplazamiento de ventilación entre nasal y gutural de gran equilibrio para un resultado de altísimo nivel técnico y expresivo, habida cuenta de ser un músico autodidacta. También lo es como poeta y sus textos se habitan de paisajes urbanos, dolor de adictos sin libertad, rupturas de amor desoladas ("agradezco tu tiempo y tu atención / agradece tú el mío / y dicho esto, olvídalo" -Forget it, 1970-); resignada soledad de postergados o perdedores que empatan el tiempo por sobrevivir, niños callejeros buscando asidero en un mundo avieso, hecho trizas, sin coherencia: injusticia, basura, sexo duro, droga: "...porque mi corazón se ha vuelto un motel de carretera / repleto de rumores" (Cause, 1971). Y todo este material sin un ápice de obviedad, con un sentido erótico de la imagen, que sugiere, que incita, que seduce, que evita lo panfletario (equivalente en otro sentido a lo pornográfico) pero no es hipócrita ni elusivo: una poética de la insinuación dolorosa. Poesía que pudo ir a dar a un libro, pero Sixto prefirió el arte multiplicador de sentidos por excelencia, la música. El ruido opresivo de la angustia sólo se puede aplacar con armonía, para hacernos insistir en que otro destino es posible. ¿Pero, lo es?



Con aquél puñado de canciones originales, incluyendo dos en las que fue co-autor junto a su equipo de trabajo y 3 que aparecieron en las reediciones posteriores de Coming From Reality, tenemos un catálogo de 25 canciones. Un registro en vivo tomado en Australia (Alive, Sidney, 1979) se agrega al magro repertorio y en honor a la verdad es un buen momento musical, pero además de arreglos estupendos con una banda admirable, no entrega nada nuevo. Es todo lo que hay y es todo lo que habrá, me temo. El Sixto actual es el fantasma de aquél muchacho espléndido que fue o debió ser como el Rimbaud de la canción popular: el que lo dice todo como un vómito que esconde una joya entre las vísceras, y después debe callar para siempre. Ese niño dolido que escribió y cantó de golpe, como vivió, es el que registran las fotos de esos años, en varias rodeado precisamente de niños, como uno más entre ellos, o perpetuado en las voces infantiles que incorporó a "Gommorah" (1970), en el cumpleaños sin techo de los ángeles caídos en la selva-cárcel de cemento.

































Su listado breve de canciones es homogéneo en calidad de factura pero diverso en especies. No es desmerecer el conjunto si me permito decir que "Crucify Your Mind" en Cold Fact y "Cause" en Coming From Reality son cimas del iceberg. Pero si lo fueran, habría otra canción que es, a mi juicio, la estrella que corona la cima: "Lullaby Sandrevan-Lifestyles"

Presentada como un sólo track con título binario, en realidad la canción propiamente tal es Estilo de Vida, encapsulada mágicamente por un instrumental llamado Canción de Cuna para Sandrevan. El sustantivo propio es intraducible porque, a sabiendas de su biografía, corresponde (soy el primero en advertirlo hasta donde sé) a un nombre compuesto por Sandra, Regan y Eva, los nombres de sus tres hijas pequeñas cuando fue escrita la canción. La 'canción de cuna' está descrita con arpegios de guitarra, un arpa bastante sutil en contrapunto y violín en una melodía que se desarrolla por tono mayor para luego repetirse en tono menor. Entra insistente y apremiante una guitarra cruda en progresión de acordes alterados en cuarta y novena a los que se incorpora una percusión manual tribal e urgente. Con la tercera estrofa entra una orquestación sinfónica que va aumentando en tensión y volumen. Es escalofriante. Es maciza. Es rotundamente hermosa. Su texto es la mala noticia que le debe contar a sus hijas, pero debe hacerlo con dulzura: el mundo que les espera es un ejercicio permanente de agresiones. ¿Puede haber otro destino si la condena es que "mañana siempre será igual que ayer"? Acá se puede apreciar nítidamente aquello a lo que me refería con poética de la insinuación. La síntesis está en la tercera estrofa de Lifestyles: la prostitución infantil es relatada como si se tratase de un cuento de hadas trágico. Es también la canción de cuna que se debía a sí mismo ese niño herido que vagabundea eternamente dentro de Sixto: "rehenes esforzándose por parecer hermosos".

Su mente es la calle de los suburbios de Detroit, como su corazón es un hostal de carretera. De allí no se sale. Ahí vivió un juglar irrepetible. Ese Sixto; el que ignorábamos; el que ahora conocemos (porque 'sólo el tiempo hará visibles a algunos'); el que nos asombra y emociona: ése que murió en 1971.


(Leonidas, julio, 2014)







SANDREVAN LULLABY - LIFESTYLES
Letra y música: SIXTO RODRÍGUEZ
Álbum: Coming from reality, 1971



The generals hate holidays
Others shoot up to chase the sun blues away 
Another store front church is open 
Sea of neon lights,
a boxer his shadow fights
Soldier tired and sailor broken

Winter's asleep at my window 
Cold wind waits at my door 
She asks me up to her place
But I won't be down anymore

Judges with metermaid hearts
Order super market justice starts
Frozen children inner city
Walkers in the paper rain
Waiting for those knights that never came
The hi-jacked trying so hard to be pretty

Night rains tap at my window
Winds of my thoughts passing by
She laughed when I tried to tell her
Hello only ends in goodbye

America gains another pound
Only time will bring some people around
Idols and flags are slowly melting
Another shower of rice
To pair it for some will suffice
The mouthful asks for second helpings

Moonshine pours through my window
The night puts it's laughter away
Clouds that pierce the illusion
That tomorrow would be as yesterday...


CANCIÓN DE CUNA PARA SANDREVAN - ESTILOS DE VIDA
Letra y música: SIXTO RODRÍGUEZ
Trad. libre de L. Rubio


Los generales odian las vacaciones,
otros disparan al cielo para espantar al azul del sol, (1)
y la iglesia abre otro local de su negocio.
Un mar de luces de neón,
un boxeador contra su sombra,
un soldado atado y un marinero roto.

El invierno adormece mi ventana,
el viento helado espera en mi puerta,
ella me dice “sube de sitio”,
pero ya no bajaré nunca más.

Jueces con corazón de patrullera,
la justicia empieza en el supermercado;
niños congelados en el centro de la ciudad,
callejeros bajo una lluvia de periódicos
esperando héroes salvadores que nunca llegan,
rehenes esforzándose por parecer hermosos.

La lluvia nocturna percute en mi ventana,
mis pensamientos son brisas que pasan,
ella se ríe cuando le digo
que todo saludo acaba en despedida.

América engorda otra libra,
sólo el tiempo hará visibles a algunos;
los ídolos, las banderas se derriten lentamente.
Otra salpicadura de arroz
que algunos se conforman con repetir,
un bocado exige multiplicarse.

La luz de la luna se vuelca en mi ventana,
la noche es escondite de la risa,
las nubes agujerean la ilusión
porque mañana siempre será igual que ayer.


(1) "blues del sol": juego de palabras entre el color azul y el género musical

(Agradecimientos a Felipe R-S por visar la traducción)

otros enlaces:

miércoles, 16 de julio de 2014

MR. BOJANGLES

Esta es la canción más difundida de Jerry J. Walker, cantautor fundamental de la escena country rock, de carrera algo sombría, como su voz y sus textos. Mr. Bojanges fue grabada por primera vez en 1968. Es un relato emblemático del sujeto pobre y solitario, con un talento natural malgastado en la sobrevivencia, perdedor en las batallas socialmente prestigiosas de la vida pero que gana en emoción de vivir. El alias del personaje podría haberse inspirado en Bill Bojangles Robinson, un conocido bailarín de zapato americano que hizo fama en la comedia musical de los años 50. No obstante Jerry Walker ha explicado que su canción se basa en hechos reales y el verdadero Bojangles al que se refiere no era de origen afro. La canción ha sido más afortunada que su personaje: tiene al menos 10 versiones tan legendarias como la original. Entre ellas destacan la de Jhon Denver (la que mejor aplaca el pegajoso compás del vals), Nina Simone y Neil Diamond, en ese orden. No es despreciable la versión de Sammy Davis Jr. que agregó un silbido en la introducción, giro que fue seguido por Robbie Williams. Desgraciadamente esta versiones ligeramente teatrales resultan un poco artificiosas. Respecto a la influencia del autor se puede agregar que el multifacético Neil Young le debe una línea de Ambulance Blues a su Pissin' in the Wind. Como cosa curiosa hay que citar la inclusión del texto conceptual de esta canción en la obra sin género de Philip Glass, Einstein in the Beach, la que a decir verdad no es de audición demasiado amable. En una razonable antología poética del country debiera ocupar un lugar destacado este viejo y sentido poema melódico.



MR. BOJANGLES
Letra y música: Jerry Jeff Walker
Traducción libre: L. Rubio


Conocí un hombre, Bojangles,
que bailaba para uno con gastados zapatos
con el pelo plateado,
una camisa andrajosa
y unos pantalones anchos.
Podía hacer el viejo paso de claqué, (1)
podía saltar tan alto, tan alto
 ,
y luego posarse suavemente.
 

Sr. Bojangles, Sr. Bojangles.
Sr. Bojangles, baila...

Lo conocí en una celda de Nueva Orleans
cuando yo estaba completamente hundido.
Me miró con esos ojos que da la experiencia
y habló con sabiduría:
habló sobre la vida, sobre la vida
y riendo, adelantó la pierna para dar un paso.

Dijo su nombre, Bojangles,
y bailó ágilmente por toda la celda.
Se agarró los pantalones ganando soltura
y saltó tan alto y golpeó sus tacones,
dejó escapar una sonrisa, una sonrisa,
sacudió sus ropas hacia todos lados.

Sr. Bojangles, Sr.Bojangles.
Sr. Bojangles, baila...

Me habló de cuando trabajó
con
 espectáculos de juglares
viajando por todo el sur.
Habló con lágrimas de cómo
 
su perro y él viajaron por todas partes
 
durante quince años.
 
Pero su perro murió, murió,
y después de veinte años él aún llora su muerte.
 

Dijo "Ahora bailo en cafetines siempre que puedo,
por un trago y la propina.
Pero la mayor parte del tiempo
lo paso detrás de estas elegantes barras, 
porque, ya ves hijo, yo bebo un poco"
.
Luego sacudió la cabeza
 
y podría jurar que oí a alguien decir
 
"Por favor, por favor
 
baile Sr. Bojangles",
 
Sr. Bojangles, vuelva y baile
 ...

Sr. Bojangles, Sr. Bojangles
 

Sr. Bojangles, baile.

(1) La expresión literal sería 'zapatos blandos'


****


MR. BOJANGLES
Letra y música: Jerry Jeff Walker

I knew a man Bojangles
And he danced for you
In worn out shoes
With silver hair, a ragged shirt
And baggy pants, the old soft shoe
He jumped so high, jumped so high
Then he lightly touched down
Mr. Bojangles, Mr. Bojangles,
Mr. Bojangles, dance!

I met him in a cell in New Orleans
I was down and out
He looked at me to be the eyes of age
As he spoke right out
He talked of life, talked of life
He laughed, and slapped his leg a step

He said his name, Bojangles
then he danced a lick across the cell
He grabbed his pants a better stance
Oh, he jumped up high
he clicked his heels
He let go a laugh, he let go a laugh
Shook back his clothes all around

Mr. Bojangles, Mr. Bojangles
Mr. Bojangles, dance!

He danced for those
At minstrel shows and county fairs
Throughout the south
He spoke with tears of 15 years
How his dog and he traveled about
His dog up and died, he up and died
After 20 years he still grieves

He said I dance now
At every chance in honky tonks
For drinks and tips
But most of the time
I spend behind these county bars
He said I drinks a bit
He shook his head
And as he shook his head
I heard someone respectfully ask
Please: Mr. Bojangles, Mr. Bojangles

Mr. Bojangles, dance!
****
Versiones recomendadas:































lunes, 14 de julio de 2014

CANCIONES PARA PAGAR DEUDAS

de MALAS COSTUMBRES, 2013















1

El ciervo huía del odio,
de las balas, de las flechas,
de su propio reflejo en la orilla del lago,
temeroso de volver sobre su espalda,
aterido de ser otro y conocerse;
el ciervo, el animal más bello del bosque.



2

El faisán corría de noche, buscaba refugio
espantado de sus colores, rompía la cáscara
de alas duras del escarabajo vengativo
y en la sombra era otro ruido, otro espejismo tarjado,
otro nervio cruel de las hojas, los ojos
adentro de su lágrima; el faisán,
el ave más bella del paraíso.



3

El lagarto rompe su cristal, su tornasol de lluvia,
odia el arco-iris que lo eyecta, el lagarto
de alas hechas ceniza, de dientes anteriores al huevo,
de uñas retráctiles a todo que no sea corazones,
busca raíces diferentes a los cuentos del pasado,
pierde granos de boca en boca sin idioma de vuelo
con los besos sin sosiego de los hermafroditas; el lagarto,
la criatura más bella del monte.



4

El dorado nada hacia corales que no recuerden sueños,
late como sexo, se hincha
de semilla muerta por culpa de la luna;
huye de todo pero ama ser un deseo que huye,
una lámpara apagada que reúne a los ciegos,
un canal prohibido que irriga corrientes electrizadas
que van contra sí mismas en el ballet de los depredadores;
el dorado, el pez más bello del estanque.



5

El muchacho comía en otras horas,
D. Fitzgerald, 1964
a salvo del rumor pero no de su quicio, se sabe aquél
que los otros le recuerdan pero no pierde ser ese
que los demás confunden. 
Es raro verlo sin la humedad
de sus varias vidas drenadas sobre el brillo
de pieles que en su piel van dejando un nombre,
es imposible no adorar su forma de negarse,
su consejo de risa, su fuerza genital que reúne
la crueldad de todas las infancias, pero él se esconde
porque los dioses imitan su desnudo;
el muchacho más bello de la aldea.

6

Hay un olor de nada que nunca es ajeno. 
Hay un dolor de nadie que todos reclaman.

Hoy amaneciste hecho una sombra blanca
recortada contra un abismo de rosas corrosivas
que no han querido ser tus venas
después de esta canción que debió salvarnos.

Ni muertos ni locos.
¡Qué solos se quedan los bellos!

domingo, 13 de julio de 2014

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL REMOLCADOR 13 DE MARZO, CUBA



Me saldré del concepto habitual de este blog dedicado a la expresión artística, y que aún desde una mirada crítica ha intentado siempre mantenerse al margen de lo puramente político. Tampoco estoy tan seguro de que este enlace sea puramente político. Lo que sí sé es que es un deber moral ceder a la lealtad de conciencia y no creo en una sociedad que no permite ejercer la libertad de opinión más irrestricta.

Dicho esto, paso a citar desde el Diario de Cuba (diariodecuba.com), de este día 13 de julio de 2014:


"En la madrugada del 13 de julio de 1994, un ómnibus climatizado llegó al muelle de Salvamento, cercano a la central eléctrica de Talla Piedra, en un rincón de la Bahía de La Habana. Un grupo de entre 68 y 72 personas, entre ellas niños, bajó del vehículo y caminó en silencio por el muelle. Todos abordaron una embarcación de arrastre de buques conocida como remolcador. Los trabajadores de la empresa estatal de servicios marítimos, a la cual pertenecía esta, la llamaban "El Trece". Un ingeniero de computación, Eduardo Suarez Esquivel, logró coordinar la huida con su cuñado Fidencio Ramel Prieto Jefe, quien trabaja en operaciones marítimas en el puerto habanero. Este, a su vez, trajo consigo al práctico y timonel de embarcaciones Raúl Muñoz.

El Remolcador 13 de Marzo era una embarcación con casco de madera. Estaba recién reparada e incluso poseía un motor nuevo. Sobre las 3 AM zarpó con todas las luces apagadas y comenzó a bordear la rada para evitar ser vista desde la capitanía del puerto.

Al enfilar proa rumbo a la boca de la bahía se le acercaron otros dos remolcadores, más modernos y con casco de acero, provenientes del vecino muelle de Regla. Estos embistieron al 13 de Marzo, e intentaron arrimarlo a los arrecifes en el área de Casablanca. Los atacantes bombardearon la cubierta con cañones de agua a presión. Estos cañones están concebidos para apagar fuegos en los buques. Bajo este asedio, el remolcador logró escapar mar adentro mientras otra embarcación se sumaba al asedio.

Las tres lanchas, denominadas Polargo 2, Polargo 3 y Polargo 5, incrementaron los chorros de agua a presión y los bandazos a medida que se iban alejando de la costa. A varias millas mar adentro una embarcación del servicio de guardacostas monitoreaba la operación.

Cuando las mujeres les gritaron a los atacantes que detuvieran el asedio, que allí iban niños, la respuesta fue una risotada acompañada de frases despectivas y el recrudecimiento de los chorros a presión. Varias madres con niños pequeños se refugiaron en la bodega de carga y el cuarto de máquinas del remolcador.

En una maniobra de ensañamiento, uno de los barcos atacantes chocó por la proa al agredido. Otro montó su proa en la popa del 13 de Marzo y se la partió, provocando el hundimiento y la muerte por ahogamiento de las personas que estaban refugiadas bajo cubierta. Para ese momento, el impacto de los chorros de agua había matado a unos cuantos más.

Una vez hundido el remolcador, las embarcaciones atacantes maniobraron con la intención de crear olas y remolinos de agua para ahogar a quienes aún intentaban mantenerse a flote. Detuvieron el ataque cuando fueron avisados de que un barco mercante, de procedencia griega, se hallaba cerca, en espera de acceder a la rada habanera.

Esa noche murieron asesinados 37 cubanos. De ellos, 10 eran niños."



13 de julio de 1994 al día de hoy, cuentan 20 años. ¿Por qué me interesa recordar esto desde Chile? No suelo sumarme a los recordatorios de los asesinados por la dictadura de Pinochet, lo asumo, y sin embargo estoy registrando mi sentido recuerdo a este hecho lejano de nuestras fronteras. No es casual ni antojadizo. Las víctimas de la dictadura de Pinochet no sólo son menores en número a las de la dictadura comunista de Cuba, sino que se encuentran completamente acotadas en tiempo y circunstancia. Hay memoriales para ellos, hay compensaciones económicas para sus herederos y para otros que declaran haber vivido apremios de todo tipo.  Hay actos permanentes, majaderamente, para recordarlos. Pero no nos hagamos los desentendidos: esto ocurre porque mantienen una cohesión ideológica y consumen onerosas políticas de Estado y de Gobierno para mantener esa campaña permanente. El tema de fondo es que los colectivos de Derechos Humanos en Chile comparten una militancia en la cual el acto de recordar a las víctimas es simultáneo a la exaltación del gobierno de Allende y de los contenidos temáticos de la contingencia izquierdista actual. Parte de ese trabajo ha sido de instalación de conceptos macro-culturales: "los derechos humanos deben ser parte cotidiana de la sociedad", "la cultura y el arte deben estar al servicio de la defensa de los DDHH", "los crímenes y abusos de la dictadura no atañen sólo a las víctimas sino que al conjunto de la sociedad", etc. Parecen buenas intenciones, pero son argumentos que han permeado una verdadera industria de propaganda. Sus gestores paralelamente mantienen rotunda obsecuencia, silencio concertado o clara defensa del régimen cubano. A los disidentes les llaman "gusanos" adoptando el mote que usa el oficialismo castrista en la propia isla; viajan regular o circunstancialmente a Cuba como los islámicos peregrinan a la Meca, sólo que en este caso llegan a la isla a disfrutar el sistema turístico y la alimentación privilegiada que el régimen les provee; vibran y proclaman a Fidel Castro y a su hermano heredero: lo hacen en foros, en redes sociales, en sus vidas cotidianas, en los decorados de sus casas, en la música que escuchan, etc. No es sólo una costumbre ritual. La Cuba castrista está detrás de la formación ideológica de la izquierda que actualmente es una clase dirigente en el Estado y en la sociedad chilena. Cuba está detrás del entrenamiento de sus cuadros militares a mediados y fines de la década de los 70, cuando empieza la rearticulación de los grupos armados al interior de Chile para derrocar al régimen de Pinochet. ¿Y luego qué propósito tenían? ¿Alguno puede pensar que estos grupos se proponían derribar al dictador y crear las condiciones para el advenimiento de la democracia? Cabe consignar que aquello sí ocurrió en un caso en el continente: Nicaragua, donde los grupos insurgentes lograron el triunfo armado, instalaron un gobierno de transición breve, llamaron a elecciones, las perdieron y se retiraron del gobierno convirtiéndose en partido político dispuesto a entrar al juego democrático. Pero el modelo de la izquierda chilena no era ése, sino Cuba. A ese régimen le debían su "solidaridad" y de allá recibieron sus pertrechos y entrenamientos. La plana mayor del Frente Manuel Rodríguez recibió sus grados militares en la isla, en la ex RDA y en la antigua URSS. Esos fueron sus modelos de sociedad. Actualmente en Chile gobierna una presidenta que vivió y se educó en el bloque soviético, puntualmente la ex RDA. Su madre declaraba en 1989 cuando cayó el muro de Berlín y el territorio alemán se reunificó después de 45 años:

"Se perdía un país que yo conocí y que dejó de existir. Me dio pena porque fue un ensayo interesante de haber logrado una sociedad más justa y equitativa". En la misma entrevista (Ver nota del 20 de abril de 2012, Radio BíoBío.cl) agrega: “Yo nunca supe. Yo cómo puedo condenar a la RDA si nunca vi ni conocí gente que hubiera sido arrestada, torturada, que hubiera sido detenida desaparecida, que estuviera presa

(Extractos del documental “El muro chileno”, de Mathias Meier y María Paz Salas).

Cito el artículo "Memorial  Berlín-Hohenschönhausen" que se puede obtener con una simple consulta en Wikipedia:

"Por el cuartel-prisión de Hohenschönhausen pasaron 20.000 presos políticos o personas sospechosas de no estar de acuerdo con la ideología socialista, que luego fueron enviadas a otros campos de concentración soviéticos. Los arrestados en esta prisión eran considerados "elementos hostiles", entre ellos ex miembros activos del Partido Nazi (NSDAP) o espías de la Gestapo, supuestos terroristas, operadores de estaciones ilegales de radio, dueños de imprentas ilegales, editores de periódicos y revistas, escritores, quienes habían publicado escritos considerados “anti-soviéticos", etc. (...)”


Pero el negacionismo de la izquierda mundial y en particular la chilena continúa hasta nuestros días. No debiera sorprendernos si recordamos que el antiguo jerarca comisionado por los soviéticos para gobernar la RDA (entre 1976 y 1989), Erich Honecker, fue rescatado hacia Chile de la prisión donde se le tenía enjuiciado por corrupción luego de la unificación de Alemania. En el acuerdo "humanitario" por razones de salud tomó parte fundamental la aún activa KGB, que logró trasladarlo en un operativo desde un hospital de Berlín hasta la embajada de Chile y luego desde ahí a Moscú. Hay información que consigna que cuando el viejo jerarca cayó en desgracia en Moscú se le dijo: "Tiene pocas opciones donde exiliarse: Corea del Norte, Cuba o Chile". Mientras tanto acá en Chile los dirigentes socialistas y comunistas en resuelta coordinación se aprestaban a gestionar su arribo al país. Una vez llegado le reciben: Germán Correa, Camilo Escalona, Isabel Allende, Ricardo Núñez, Clodomiro Almeyda, Gladys Marín y Volodia Teitelboim. ¿De qué se trata la cultura de los DDHH de la que habla la izquierda chilena? ¿Qué pieza clave juega Chile en el ordenamiento mundial, para que aquí hayan ocurrido siempre acontecimientos de estrecha vinculación con la suerte de la izquierda global?



En lo que respecta a Cuba es sabido que a comienzos de la revolución fueron fusilados al menos unas 3.000 personas, proceso en el que el tristemente célebre Che Guevara fue superior militar encargado. En lo sucesivo hubo un sistema en el que la eliminación ha sido una rutina. La organización Archivo Cuba ha podido documentar las cifras de víctimas. Cito desde el portal web CubaEncuentro una nota del 7 de marzo de 2007:

"Unas 8.190 personas han sido asesinadas por el régimen de Fidel Castro desde su llegada al poder en 1959, y otras 200 han desaparecido, dijo este martes en Madrid María Werlau, directora ejecutiva de Archivo Cuba, un proyecto dedicado a documentar los crímenes de gobierno cubano. De acuerdo con una investigación del Archivo, de los 8.190 muertos, 5.775 fueron ejecutados y 1.234 asesinados extrajudiciales. Otros 984 fueron víctimas de homicidios provocados dentro de las prisiones, informó Europa Press."

A esto debe sumarse como saldo humanitario del régimen la cifra de al menos 70.000 personas muertas por intentar cruzar el mar desde Cuba hasta la Florida en el sur de EEUU. Ya existen allá al menos 1.000.000 de exiliados que han usado el recurso del asilo, han tenido éxito en las fugas o han nacido en ese territorio creando una verdadera Cuba paralela. La izquierda tiene a flor de labio que la comunidad cubana de Miami es una lacra, una masa de traidores oportunistas buscadores de un sistema banal y frívolo basado en el lucro como es el modelo norteamericano. También los han acusado de fomentar el terrorismo y el espionaje como si el régimen cubano fuera indefenso y no tuviera uno de los mejor entrenados aparatos de seguridad y espionaje del mundo. Si la comunidad cubana de Miami se ha ido encerrando en una burbuja visceral de anticomunismo y se pliega con frecuencia a la derecha republicana de EEUU es porque ha sido abandonada por todo otro actor político del mundo. Aislada y estigmatizada por la izquierda, viviendo a diario las noticias de calamidad que enfrenta su patria, no podrían tener otro camino.

Pero Cuba concierne directamente además al mundo del arte y la cultura, porque este segmento de la sociedad le ha sido particularmente benéfico, aprovechando la tradición cultural inagotable de la isla, el verdadero material genético innato del cubano que tiende a la creatividad y a la originalidad en grados privilegiados naturales. Los artistas y escritores fueron los primeros en ser controlados por el sistema castrista, desde el fatídico momento en que el sátrapa Fidel declaró en un congreso de la UNEAC: "Dentro de la Revolución todo, fuera de la revolución, nada". Son innumerables (de hecho no se concluye con una cifra definitiva) las personas que pasaron por los campos de concentración de la UMAP, entre ellos numerosos artistas y escritores. Los casos emblemáticos de persecución y censura tienen su rostro en Heberto Padilla, Delfín Prat, Reynaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante, Virgilio Piñera, por nombrar algunos. Mientras tanto en Chile las organizaciones de izquierda se solazan con los triunfos del régimen, su perpetuación en condiciones de inmejorable inserción internacional, relaciones diplomáticas y de colaboración con Chile, este extraño país donde la izquierda perdió su guerra pero gana todas sus batallas ideológicas.

El Partido Comunista controla una organización -la SECH- que no obstante su nula representatividad de los escritores de Chile en su masiva diversidad, posee la interlocución y delega observadores en asuntos públicos en materia de libro y fomento de la lectura. Nunca un acto de solidaridad con las víctimas de los Estados totalitarios. Nunca un recordatorio a escritores que no pertenezcan a la línea oficial de la tradición literaria de izquierda. En cambio los actos literarios que resulten vinculantes con acciones de propaganda, se multiplican. Este mismo año de 2014 han festejado el centenario de Nicomedes Guzmán, el escritor que instaló en la narrativa de Chile el realismo socialista (al igual que Neruda lo hizo en la poesía) al más puro sello de la literatura deseada por Stalin. Hace poco menos un año fui testigo, durante las actividades de un encuentro literario en Santiago (ENECH 2013) de que un escritor secundario de la IV Región se permitía, con el beneplácito del presidente comunista de la organización llamada SECH, citar orgullosamente a Stalin calificando como "moda" el olvidar o denostar al personaje que para más abundar, llamó "héroe". Se tendrían que revolcar en sus tumbas unos 30 millones de muertos provocados por ese régimen. En otras partes del mundo hacer apología de Hitler o negar sus crímenes es delito y los conceptos de "negacionismo" o "revisionismo" se han convertido en figura penal, al punto que han sido aprovechados por grupos de izquierda intelectual contra historiadores que legítimamente han debatido aspectos relativos a la Segunda Guerra y al lugar que le tocó ocupar a Alemania. Pero los pactos posteriores al triunfo Aliado no permiten remover esos escombros. Cabe consignar que los herederos de los 22.000 ejecutados en Polonia por los servicios de Stalin en el bosque de Katyn fueron rechazados en sus pretensiones de compensación por parte de la Corte Europea de Derechos Humanos. Acá los escritores de izquierda hacen lo propio: practican el negacionismo impune y orgullosamente.

Por lo pronto en este día no tengo otro propósito que recordar a las víctimas de la acción ciega del odio de los servidores de un régimen basado en la exclusión y en la represión en grados infernales, que hace que cualquier gobierno autoritario de la tierra sea un pálido remedo frente a sus alcances totalitarios. Va mi sentido homenaje a sus nombres y sus rostros, con particular detención en los niños que dejaron sus vidas en un día como hoy, en el horror de las aguas. Son bellos, son puros esos cuerpos diezmados por el odio. Mientras, sus asesinos envejecen y se pudren en vida. ¡Que no esté lejano el día de la justicia!

Monumento a las víctimas del castrismo en Miami.
(Foto desde el sito web Villa Granadillo)