recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

lunes, 14 de julio de 2014

CANCIONES PARA PAGAR DEUDAS

de MALAS COSTUMBRES, 2013















1

El ciervo huía del odio,
de las balas, de las flechas,
de su propio reflejo en la orilla del lago,
temeroso de volver sobre su espalda,
aterido de ser otro y conocerse;
el ciervo, el animal más bello del bosque.



2

El faisán corría de noche, buscaba refugio
espantado de sus colores, rompía la cáscara
de alas duras del escarabajo vengativo
y en la sombra era otro ruido, otro espejismo tarjado,
otro nervio cruel de las hojas, los ojos
adentro de su lágrima; el faisán,
el ave más bella del paraíso.



3

El lagarto rompe su cristal, su tornasol de lluvia,
odia el arco-iris que lo eyecta, el lagarto
de alas hechas ceniza, de dientes anteriores al huevo,
de uñas retráctiles a todo que no sea corazones,
busca raíces diferentes a los cuentos del pasado,
pierde granos de boca en boca sin idioma de vuelo
con los besos sin sosiego de los hermafroditas; el lagarto,
la criatura más bella del monte.



4

El dorado nada hacia corales que no recuerden sueños,
late como sexo, se hincha
de semilla muerta por culpa de la luna;
huye de todo pero ama ser un deseo que huye,
una lámpara apagada que reúne a los ciegos,
un canal prohibido que irriga corrientes electrizadas
que van contra sí mismas en el ballet de los depredadores;
el dorado, el pez más bello del estanque.



5

El muchacho comía en otras horas,
D. Fitzgerald, 1964
a salvo del rumor pero no de su quicio, se sabe aquél
que los otros le recuerdan pero no pierde ser ese
que los demás confunden. 
Es raro verlo sin la humedad
de sus varias vidas drenadas sobre el brillo
de pieles que en su piel van dejando un nombre,
es imposible no adorar su forma de negarse,
su consejo de risa, su fuerza genital que reúne
la crueldad de todas las infancias, pero él se esconde
porque los dioses imitan su desnudo;
el muchacho más bello de la aldea.

6

Hay un olor de nada que nunca es ajeno. 
Hay un dolor de nadie que todos reclaman.

Hoy amaneciste hecho una sombra blanca
recortada contra un abismo de rosas corrosivas
que no han querido ser tus venas
después de esta canción que debió salvarnos.

Ni muertos ni locos.
¡Qué solos se quedan los bellos!

No hay comentarios: