sábado, 12 de julio de 2014

PARA SER BACALAO HAY QUE TENER MUCHO CUIDADO (2a parte)




El siniestro caso Trotsky


Otro episodio que vale la pena recopilarse y estudiarse a fondo es el grado de participación de Neruda en la muerte de León Trotsky. Los antecedentes ya eran ampliamente conocidos el año en que se publica "El Bacalao" pero ni entonces ni ahora son de fácil conexión o de fuente amistosa de consultarse. Hay que sumergirse en los sórdidos archivos del estalinismo o del contraespionaje norteamericano o en las profusas aguas del rumor periodístico, la conveniencia política y una vez más de la historia oficial. La intelectualidad en general y la conocidamente antinerudiana en particular prefirió callar al respecto, ya sea por temor, indiferencia o por cerrar filas con el estalinismo. De Rokha y su círculo de hierro integrado entre otros por Juan de Luigi y Mahfud Massis no hicieron eco de este episodio, lo que constituye una mancha definitiva en su pretendida consecuencia humanista, a la que antepusieron lealtad estalinista militante. Aún hoy esta historia es un tabú. ¿Qué es lo cierto? Que el 23 de mayo de 1940 el muralista y miembro fundador del Partido Comunista de México, David Siqueiros, integra un comando armado de al menos 20 hombres dirigidos por su cuñado Leopoldo Arenal Bastar que irrumpe en la casa de Trotsky en el barrio residencial de Coyoacán en la capital mexicana. En el círculo de seguridad del dirigente bolchevique exiliado hay un agente infiltrado que permite el acceso, el cual es secuestrado y posteriormente ejecutado por el mismo comando. El atentado fracasa por la réplica al fuego de parte de los protectores de Trotsky y la impericia de los asaltantes. Siqueiros es apresado, dice haber actuado a título personal, los comunistas como es habitual en estos casos se desentienden de la acción y declaran que Siqueiros es un simpatizante chiflado que apenas conocen. Pocos meses más tarde, en agosto de ese año, un sicario español, Ramón Mercader, comisionado por la NKVD (posteriormente conocida como KGB) y los comunistas mexicanos, consigue en forma definitiva la muerte del ruso usando un nada heroico picahielos. En 1941 Siquieros es puesto en libertad bajo fianza. Aquí es donde Neruda interviene en forma visible: en su calidad de Cónsul de Chile en México posibilita un visado especial que permite al homicida frustrado llegar a nuestro país, donde se refugia hasta 1944. Paradojalmente el gobierno mexicano le financia la ejecución de sus horrorosos murales de estética real-socialista en una escuela de Chillán. Neruda participa en las inauguraciones. Rastrear la muerte de Trotsky es todavía más oscuro: fue atraído hasta México por un círculo de artistoides comunistas en un momento en que ningún país le daba residencia. ¿Fue el comienzo de la operación? Al respecto leo en un artículo aparecido en "Libertad Digital" el 3 de noviembre del 2010, titulado "Los asesinos de Trotsky", firmado por Manuel Pastor, cientista político y columnista de ese medio español:

"Hay una foto poco conocida, publicada en la obra de David King "Trotsky. A Photographic Biograpy", en la que aparecen juntos Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Pablo Neruda en el funeral de la esposa del primero, Frida Kahlo, celebrado en la Ciudad de Méjico en 1954. Es sabido que Siqueiros fue el líder del primer grupo de asesinos que atentó, sin éxito, contra el revolucionario bolchevique. También es de sobra conocido que Rivera fue el anfitrión que voluntariamente acogió a Trotsky en su exilio mejicano, aunque desde 1939 había roto totalmente sus relaciones con el fundador de la IV Internacional. Menos sabido es que Pablo Neruda era un agente colaborador del NKVD desde su posición como cónsul de Chile en Méjico, según se ha comprobado recientemente en ciertos documentos desclasificados del proyecto del contraespionaje anglo-americano Venona. Su papel, al parecer, consistió en dar escondite a Siqueiros y transportarlo clandestinamente a Chile después del fracaso de aquel primer intento (véase la obra de J. E. Haynes y H. Klehr " Venona. Deding Soviet Espionage in America, pp 277 y 434)."

El columnista deja poco lugar a la duda. Y agrega:

"No deja de ser curioso que todos los nombrados (Mercader, Siqueiros, Neruda, Rivera) hubieran estado poco antes en España, durante la Guerra Civil. Los dos primeros colaborando de forma activa con las Brigadas Internacionales; los dos últimos, en los montajes propagandísticos frentepopulistas y en los congresos de intelectuales anti-fascistas. Pero sólo eran la punta del iceberg que se trasladó de España a Méjico para liquidar a Trotsky. El manager de toda la operación, un auténtico CEO de esta vasta organización (se ha calculado el coste de la empresa en más de 30 millones de dólares actuales), es un elusivo personaje que hasta el día de hoy permanece en la sombra: Yosif Romualdovich Grigulevich, alias Mask, Felipe, Artur y Teodoro Castro.


¿30 millones de dólares habría sido el costo de matar a Trostky? Parece mucho dinero para 2o escopetas, saldos de la guerra civil mexicana, que no dan en el blanco y un miserable picahielo. ¿En qué valijas diplomáticas fue quedando ese dinero? ¿En qué lavados de dinero a través de bienes raíces o proyectos aparentemente artísticos? Es cosa segura que de haber sido Trosky y no Stalin el vencedor de la pugna interna entre los bolcheviques la suerte del mundo habría sido la misma o probablemente peor, ya que el disidente proclamaba la guerra revolucionaria sin cuartel a escala planetaria, cosa que el estalinismo de todos modos hizo pero en forma solapada entre los vericuetos de la guerra fría. El espionaje y la infiltración fue su mejor arma. Sólo puedo consignar temerarias conjeturas, basadas en el artículo que cito y en las fuentes que él invoca. Lo cierto es que Neruda facilita un manto de impunidad a una persona materialmente culpable de homicidio calificado (en grado frustrado, cuya pena es igual a consumado) y asociación ilícita. En sus memorias, donde confiesa eufemísticamente una violación, no es mucho menos hipócrita (estuve tentado de anteponer 'asquerosamente' a 'hipócrita') cuando refiere poco y nada sobre el episodio de Coyoacán:

"David Alfaro Siqueiros estaba entonces en la cárcel. Alguien lo había embarcado en una incursión armada a la casa de Trotski. Lo conocí en la prisión, pero, en verdad, también fuera de ella, porque salíamos con el comandante Pérez Rulfo, jefe de la cárcel, y nos íbamos a tomar unas copas por allí, en donde no se nos viera demasiado. Ya tarde, en la noche, volvíamos y yo despedía con un abrazo a David que quedaba detrás de sus rejas. (...) Entre salidas clandestinas de la cárcel y conversaciones sobre cuanto existe, tratamos Siqueiros y yo su liberación definitiva. Provisto de una visa que yo mismo estampé en su pasaporte, se dirigió a Chile con su mujer, Angélica Arenales. México había construido una escuela en la ciudad de Chillán, que había sido destruida por los terremotos, y en esa "Escuela México", Siqueiros pintó uno de sus murales extraordinarios. El gobierno de Chile me pagó este servicio a la cultura nacional, suspendiéndome de mis funciones de cónsul por dos meses."

¿Habrá un funcionario público que haya tenido tantos privilegios y trabajos a comisión paralelos a sus funciones de Estado? En "El Bacalao", como ya dije, figura el texto en que Juan Larrea explica su entredicho con Neruda. En ese documento el español avecindado en Perú relata la forma en que Neruda marginó a César Vallejo de un trabajo al frente de un medio escrito dependiente de la Alianza de Intelectuales Contra el Fascismo (sic). Esta marginación selló el destino económico de Vallejo que moría de caquexia poco tiempo después. Neruda ya era Cónsul en Madrid a esa fecha. El "servicio" del que desplazó a Vallejo lo tomó él mismo. ¿El Estado de Chile también le extendió un permiso con goce de sueldo en ese período? ¿Por qué este país ha elegido santificar a este personaje distorsionando las tareas concretas que el Estado le encomendaba a sueldo, para en su lugar envolverle con un manto de caridad? Pongo como ejemplo patente de esto último la archi explotada historia del Winnipeg en que llegaron a Chile unos 2.400 refugiados españoles luego del triunfo de Franco en la guerra civil, el año 1939. El gobierno de Pedro Aguirre Cerda nombró a Neruda "Cónsul delegado para la inmigración española en París". En calidad de tal recibió todos los recursos que la empresa requería para arriendo del barco, tripulación, mantención de los refugiados y seguramente jugoso honorario para el coordinador. ¡Hasta cuándo se repite que el famoso barco llegó gracias a los esfuerzos y bondad de Neruda? Mi conclusión es simple: un Estado laico hace bien en dejar las divinidades vacantes, pero por desgracia las sustituye por un panteón de falsos héroes.




Las réplicas de los canonizadores


El año 2009 se produce una tardía reacción a la publicación de El Bacalao por parte de la Fundación Neruda a través de un órgano impreso suyo llamado predeciblemente "Nerudiana". En el N° 7 de agosto de ese año, en el prólogo de la publicación, se lee:

"Premisa necesaria: el antinerudismo no es un delito. Nuestro dossier dedicado a algunos casos de antinerudismo no se propone denunciar ni demonizar a quienes no aman a Neruda, o están en desacuerdo con su figura y/o con su escritura, o tienen frente a él reservas de cualquier tipo, o que derechamente lo odian. Neruda eligió ser un personaje público y exponer, por lo tanto, su trayectoria personal y su obra al abanico de divergentes cuanto legítimas opiniones, a exámenes, a críticas en favor y en contra, a valoraciones y rechazos, a simpatías y denuestos."

Falta que hacía el salvoconducto. Se podría agradecer si no fuese tan evidente que en más de un momento se pasó por la mente de los suscritos nerudólogos encabezados por Hernán Loyola la posibilidad de montar una santa inquisición para poner atajo al pensamiento crítico. La disculpa, acusa. Pero dicho prólogo dice más:

"Ni falta que le hace a Neruda, por lo demás, que alguien lo defienda de los infinitos ataques o agresiones de que fue y sigue siendo objeto (y que han alcanzado niveles verdaderamente extraordinarios, y únicos en Chile, por cantidad, ferocidad y mezquindad: basta hojear el reciente volumen El Bacalao para tener una idea de ello). Lejos de nuestra intención, por lo tanto, la de defender al poeta. Nos atenemos a su lema: «Yo respondo con mi obra». Nos guía sólo el propósito de dar un toque de atención hacia un fenómeno histórico-cultural que, no siendo raro en los itinerarios de las literaturas occidentales, adquiere en el de la literatura y de la cultura de los países que hablan español (y de Chile con particular relieve, por supuesto) características y formas dignas de notar por su volumen, virulencia y vitalidad en el tiempo -dura al menos desde el 11 de noviembre de 1932 (fecha de la primera agresión pública de Pablo de Rokha en el diario La Opinión) hasta hoy, a casi 36 años de la muerte de Neruda."

Aquí optan derechamente por el tópico de la victimización. No es menos cierto que el lenguaje de De Rokha busca tanto la aclaración literaria como la denigración y el aniquilamiento moral del adversario, pero los hechos relacionados con esa 'primera agresión' de la que habla la revista oficial de la Fundación se refieren al plagio a Tagore cuya primera responsabilidad le cupo a Volodia Teitelboim y no a De Rokha. Esta polémica por demás corresponde a un procedimiento periodístico, cual es el contraste de textos, y no una persecución gratuita como se quiere hacer ver. Tampoco es compatible con la verdad el halo de pasiva víctima que se le quiere endilgar a Neruda, cuya falta de mesura en estas lides no es mucho menor a la de sus adversarios. Recordemos que en 1938 les dedica el texto Aquí estoy, donde se lee por ejemplo:

Cabrones,
hijos de puta.
Hoy ni mañana
ni jamás acabaréis conmigo.
Tengo llenos de pétalos los testículos,
tengo lleno de pájaros el pelo,
tengo poesía y vapores,
cementerios y casas,
gente que se ahoga,
incendio en mis veinte poemas,
en mis semanas, en mis caballerías,
y me cago en la puta que os malparió,
derrokas, patíbulos,
vidobros,
y aunque escribáis en francés con el retrato de Picasso
en las verijas
y aunque muy a menudo robéis espejos y llevéis a la venta
el retrato de vuestras hermanas,
a mí no me alcanzareis ni con anónimos,
ni con saliva
.

Bien barata la cosa. Pero la revista en cuestión va por más en relación a la publicación de Sanhueza:


"La compilación antinerudista El Bacalao, publicada en 2004 con ocasión del centenario del nacimiento de Neruda, constituye el más emblemático de los ejemplos recientes. El volumen es una importante cuanto pintoresca recolección de documentos (diatribas antinerudianas según el subtítulo), hoy difícilmente accesibles en su mayoría, que cabría leer sólo como el resultado de una recherche científica de gran utilidad para la nerudología, si no fuera por el prólogo del compilador que declara una intención combatiente. Pero aunque su verdadera intención haya sido sólo la de ganar algún dinero, lo cierto es que su realización no habría sido posible ni tanto menos exitosa -porque la publicación misma del volumen no habría interesado a ningún editor- sin la derrota de los textos compilados (o sea, sin el fracaso de las tentativas demoledoras que ellos representan). Es por eso que El Bacalao, visto al trasluz, fue un importante acto de reconocimiento al Bacalao mismo durante su centenario: el homenaje del enemigo."



Es difícil imaginar mayor perversidad retórica y mejor retorcimiento para, como dicen los españoles, rizar el rizo. Tanta como la empleada por el dizque académico Alain Sicard para llamar a su artículo "De la envidia y sus alrededores", con el cual abre el fascículo, signando la colección de textos con la simple lógica de los conventillos: las injerencias críticas en la vida y obra de Neruda se reducirían a la envidia. "...Si no fuera por el prólogo del compilador que declara una intención combatiente". Habría que interpelar al director del medio a definir 'intención combatiente'. Lo cierto es que el prólogo de El Bacalao es tan resbaloso como su pez emblemático. No hay en él ni una traza de sacrificio o compromiso de conciencia. Es la jugada perfecta y con este comentario los feligreses de la Fundación, empatan.


(Continúa:

http://malafepiedranegra.blogspot.com/2014/07/para-ser-bacalao-hay-que-tener-mucho_193.html)

En la tercera parte se puede descargar el artículo completo en pdf


No hay comentarios: