lunes, 25 de agosto de 2014

OUROBOROS FUGIENS

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
“...sus colores aumentan con su muerte...”

Lambsprinck, "Lapide Philosophico Libellus" (1599), sexta figura.

 
"Aquel debería ser domado mediante hierro, hambre, cárcel,
mientras se devore y se evacue, se mate y se vuelva a parir."

Michael Maier. “La Fuga de Atalanta” (1618), epigrama XIV.

 

 

 
 
 
Hijo, tuve una visión
que apenas sostengo entre mis ojos. 

No escuché la Misa de Réquiem
por temor a que la lluvia se detuviera.
Pero he soñado
y aquellos que van conmigo
no volverán a ser libres.

Créeme, hijo, la materia se reduce al monocordio
y el fuego
al caudal que toca y se retira
en piedra, en sangre, en rosa,
en muerte umbría que fecunda al huerto.
Y porque el fuego es la vida de la piedra
hemos, he tenido la paz: florecen cruces
tras la visita del cuervo que agita alas en el barro
y se posa sobre un cráneo en el oro.

Ay, hijo, se cierne tormenta sobre la urna.
He podido ser yo bajo esa losa
concluyendo y comenzando
una vez y otra el baile de luces.
Se cierra el día sobre el cuerpo.
Ya no lo veremos sino hasta entrar en él
rompiéndonos las uñas en el metal hirviente. 

He tenido una visión, hijo, perdona mi estado,
mi trazo débil bajo la llovizna, mi beso sin aliento:
el ouroboros es llave que hiere la noche
y aquel que le ve ya no cabe en su lecho
y en vano girará por desatarse de visiones.
 
Corre entonces, hijo, ve tras ese heraldo
y que en tu fuga jamás te den alcance.
 
 


Ouroboro, Atalanta Fugiens, figura 14

sábado, 23 de agosto de 2014

TRES POEMAS (IMPRESCINDIBLES) DE KAVAFIS


Versiones personales en base a traducciones comparadas: L. Rubio. Se han usado traducciones de Harold Alvarado Tenorio, Miguel Castillo Didier y Pedro Bádenas De la Peña.





 





















LA CIUDAD

 
Dijiste: "Iré a otra ciudad, iré a otro mar.
Otra ciudad ha de haber mejor que ésta.
Todo esfuerzo mío es una condena decretada;
y está mi corazón -como un cadáver- sepultado.
Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.
Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mire
veo aquí oscuras ruinas de mi vida,
donde todo destruí y pasé tantos años
".

Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.
La ciudad te seguirá. Vagarás
por las mismas calles. Y en los mismos barrios te harás viejo
y en estas mismas casas encanecerás.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no lo esperes-
no hay barco que te lleve, no hay camino.
Así como arruinaste aquí tu vida,
en este pequeño rincón, la destruiste

en todo sitio de la tierra.

 

UNA NOCHE

 
Era pobre y sórdida la alcoba,
oculta en los altos de una taberna equívoca.
Desde la ventana se veía el callejón
sucio y estrecho. Desde abajo
llegaban las voces de algunos obreros
que jugando a las cartas mataban el tiempo.

Y allí en una cama miserable
poseí el cuerpo del amor, poseí los labios
voluptuosos y rojos por el vino,
rojos de tal embriaguez, que también ahora
cuando escribo, ¡después de tantos años!,
en mi casa solitaria, me embriago nuevamente.

 
 
RECUERDA, CUERPO...

 
Cuerpo, recuerda no solamente cuánto fuiste amado,
no sólo los lechos en que te tendiste,
sino también aquellos deseos que por ti
brillaban en los ojos manifiestamente,
y temblaban en la voz -y que algún
obstáculo casual pudo frustrarlos.
Ahora que todo ya está en el pasado,
parece casi como si a aquellos deseos
hubieses alcanzado a entregarte -cómo brillaron,
recuerda, en los ojos que te miraban;
cómo temblaban en la otra voz, por ti, recuerda, cuerpo.

 


 

Fot. de Hugh Holland

martes, 19 de agosto de 2014

2 POEMAS DE ESTRÁZULAS, 2 CANCIONES DE ZITARROSA


Enrique Estrázulas es narrador, dramaturgo, ensayista y poeta uruguayo nacido en 1942. Es autor entre otros libros de poesía de El Sótano (1965), Fueye (1968) y Caja de tiempo (1971). Bajo el título Confesión de los perros (1975) realizó una muestra antológica de sus 3 libros anteriores, más un nuevo corpus genérico homónimo a la obra. Su novela más célebre es Pepe Corvina (1994), a la que se suman otros títulos como Lucifer ha llorado (1980), El ladrón de música (1982), Tango para intelectuales (1990), Espérame Manon (Planeta, Montevideo, 2009) y El sueño del ladrón (Sudamericana, 2013).

Su estilo lírico es mesurado, de verso breve, tendiente al aforismo y al texto minimalista, no obstante sus piezas más extensas recrean este tono expresivo en secuencias segmentadas ligeramente argumentales. Su atmósfera es suburbana, tendiente a lo popular, visualizando los espacios pequeños, la vida contemplativa alternada con los oficios elementales del ciudadano sencillo, como un reducto de recuperación de los afectos. Tiende a lo existencial y lo melancólico, con un lenguaje coloquial.

Lo musical no le es extraño, tanto en lo temático como en el tratamiento del texto, particularmente en la disposición silábica de su poesía. Fue representante artístico del músico y cantautor Alfredo Zitarrosa durante algunos años, dedicándole además el ensayo biográfico El cantor de la flor en la boca (1978), reeditado y ampliado en 1990 bajo el título Cantar en uruguayo. También le dedicó a Zitarrosa el cuento "El poniente", aparecido en Cuentos Fantásticos en 1984.

Alfredo Zitarrosa fue escritor, músico y periodista uruguayo, nacido en 1936 y fallecido en 1989. Su discografía es extensa y se extiende entre 1966 y 1989 con no menos de 30 álbumes de larga duración con interpretaciones y piezas originales, además de otras 20 compilaciones y reediciones a las que se suman la publicación de Los Archivos Inéditos de Zitarrosa en 1998, con 10 discos compactos que reúnen ensayos, entrevistas, recitales y versiones de prueba. En estos archivos así como en su obra Guitarra Negra (1977) el artista desarrolló un género propio al que llamó "contra-canciones", consistente en textos de verso libre y tratamiento propio de la poesía contemporánea universal, declamados o leídos con acompañamiento musical casi siempre basados en la estructura rítmica de la milonga. Las composiciones originales de este ciclo de obras fue anticipada en demos aparecidos en los archivos en los cuales el artista improvisa en la guitarra y explica oralmente el concepto. Entre 1984  y 1987 desarrolló un ciclo de piezas instrumentales llamadas "Melodía Larga", que se inspiraban en el ritmo del 6/8 (3/4 duplicado) para sintetizar la música afro-rioplatense, con recreación de la evolución genérica candombe-milonga-habanera-tango. Se propuso este concepto en una obra de 3 movimientos, de los cuales el último, llamado Truco No, resume a la perfección el itinerario trazado. En 1989 edita su última obra en vida, también de ambiciosos alcances: "Sobre pájaros y almas", estructurado en base a 2 cuentos propios leídos con acompañamiento de guitarra del compositor Héctor Numa Moraes.

De su obra literaria se publicaron en forma póstuma los títulos Fábulas materialistas (2001), El oficio de cantor (2001) y Por si el recuerdo-doce cuentos (2002) en narrativa y Sonríe Muerte (2011) en poesía, conteniendo este último una obra poética que el propio artista archivó en condiciones definitivas sin publicarla jamás en vida. La edición facsimilar que ha rescatado del olvido esta obra está enriquecida con un diseño gráfico vanguardista, que combina lo audaz y lo sobrio en perfecto equilibrio, convirtiendo el libro en un objeto de arte. De su obra poética no musical, el texto de "Explicaciones", ganador del Premio Municipal de Montevideo en 1959, aún permance inédito.

Su canción más ampliamente divulgada es El violín de Becho cuya primera versión se grabó en 1969. Musicalizó poemas de poetas uruguayos como Enrique Estrázulas, Idea Vilariño y Washington Benavides, casi siempre modificando los textos significativamente. Se le considera pilar fundamental de la música popular latinoamericana y figura cultural de proyección universal en Uruguay. Fue militante del Partido Comunista uruguayo y una arista abundante de su trabajo trasluce esa preocupación, sin llegar a ser la parte más importante de su obra.

1.- BARRIO SUR:

 El poema:

Estrázulas publica el texto "Barrio Sur" en su poemario "Fueye" de 1968 y lo reedita en Confesión de los perros de 1975, página 39. El texto tiene una errata en el verso 11 donde la palabra 'recoveco" aparece con 'b'. No es la única errata garrafal de la edición, por desgracia.

Su texto es el siguiente:

Gorrión que arrulla un sueño de azoteas
cuando la tarde cae sobre los gatos,
es humilde la luz de tus altillos
crepúsculo de vino
el de tu barrio.
Quisiera haber nacido en la pobreza
de tus patios gastados,
haber sido tu alegre botijero,
sentir el frío, el hambre de mi hermano. 

Tienen olor a río tus veredas
angostos recovecos donde pasan
los niños en que nazco cada día
las mujeres que lloran
y que amo.

Barrio Sur: de tu cara polvorienta
mohosa, salpicada por los años
llevo un sitio de mí que nadie ocupa
un brote de malvón
rostros pintados
de murgas que caminan en la noche
de luna
redoblando.

La canción:

En alguna entrevista, Zitarrosa comentó sobre esta pieza: "... es una vidalita que quiso ser un tango. Pero se quedó en vidalita, talvez porque yo, en mi formación, soy del campo. El tango en cambio, es un género ciudadano. Esta vidalita hecha sobre el texto del poeta Enrique Estrázulas, trata de un barrio donde yo viví muchos años."

Las dos versiones de estudio que registró el músico aparecen respectivamente en los discos "Milonga Madre" de 1970 y "Adiós Madrid" de 1979. Otras dos versiones de ensayo grabadas de modo informal aparecen en "Los archivos inéditos de Zitarrosa" de 1998. La primera de ellas se registra con Zitarrosa en un órgano-teclado electrónico y abundante ruido de pájaros. La segunda, con Zitarrosa (al parecer) en el piano y dirigiendo el arreglo con sus guitarristas, corresponde a una versión en ritmo de tango fuertemente acentuado. Hacia el final introduce una modificación en el texto que cede a la melodía con las palabras: "un verso tengo para darte, que dice viejo Barrio Sur".

Debemos atenernos a la versión de estudio. La distribución de versos lo convierte prácticamente en otro texto. No obstante la inspiración literaria de Estrázulas es inequívoca, se podría decir que es una versión libre o un texto "basado en...". Su cuerpo integro es el siguiente: 


Gorrión que arrulla un sueño,
tarde que cae sobre los gatos,
humilde luz de altillo, viejo Barrio Sur.
Crepúsculo de vino, patios gastados y dolor,
tenés olor a río, Barrio Sur.

Sitio de mí que nadie ocupa
malvón que brota en un zaguán,
nací de nuevo en cada niño tuyo, Barrio Sur.


Angostos recovecos,
rostro pintado en una luna azul,
caminan murgas para siempre amándote
y redoblan para vos.

Barrio del cementerio,
perros perdidos y silencio
por tus faroles amarillos

pasan recordándome tu amor
tus niños y tus muertos,
tus tristes yacumenzas,
noche a noche
mi propio corazón.

enlace recomendado:
 Milonga Madre (1970); ver track N° 4, Barrio Sur:
ver también:


2.- CARTA A MI PADRE / EXPLICACIÓN DE MI AMOR

El poema

Estrázulas publica este poema con el título "Carta a mi padre". Aparece en Caja de tiempo (1971) y luego lo reedita en Confesión de los perros (1975), página 55. En el penúltimo verso de la estrofa 5 "fugaba" podría ser una errata de "jugaba", pero ambos sentidos son admisibles. En la estrofa siguiente "hollinado" aparece sin 'h'.
El texto íntegro es el siguiente:


De golpe ya no estás
-y eso fue todo-
ni una palabra debería escribirte
porque llevo un licor inanimado
lastre fetal
de aquel aburrimiento.

De golpe ya no estás. Estoy dejando
-la carta y el adiós. Todo el olvido
que ronde tus maderas en las tardes
será también el mío. 

Y los sollozos que dirán tu nombre
breves serán
quizás
tú lo sabías. 

Yo quisiera explicarte lo que guardo
de aquellos años en que fui tu hijo
-no de tu ausencia, tu vejez, mi culpa-
todo es distinto ahora
ayer vivías.


Ahora no merezco lo que canto
porque es tarde
-y ayúdame-
decía
que hubo otro tiempo no hace mucho y blanco
suave festín de pianos y de risas
en la estación donde fugaba el viento
con oboes, guitarras y violines. 

Copa de alcohol ardiente, eras mi padre
eras un viejo amigo
lobo de puertos hollinados y ocres
sensitivo y brutal
lento
dormido.

Fuiste lo que yo vi. Nada más fuiste
lo que quisiste ser
caja escondida
clavicordio encerrado en las paredes
oreja de la sombra y el sigilo. 

Imaginario cuerno de pastores
de engramillados y remotos países
canto rodado, piedra de burbuja
que el amor no tocó
jamás
ni el día
ni el nácar de los pájaros del alba
ni la lluvia natal de arpas antiguas. 

Eras como te vi. Ya nada es cierto
porque es tarde
-perdón-
tarde lo digo
nada tiene sentido ya a esta hora
tus campanarios están quietos
                                                               vibran
sólo los mares, sólo el taciturno
espejo de tus células más íntimas. 

Pero mientras te busque en tantas cosas
mientras regreses sin que llame, límpiame
la llaga del dolor. Deja el recuerdo
fijo en la grieta
                                        déjalo
                                        no olvides
que después de la muerte ya no hay otra
                                        órgano silenciado
                                        larga caja de pino. 

La canción:

Zitarrosa trabajó en base a este poema durante su estancia en España en 1976 y lo musicaliza con el título de Explicación de mi amor. Fue grabado por única vez en Argentina (no existen otras versiones) y aparece por primera vez en el álbum "Adiós Madrid" de 1979 editado en México. Luego se reedita en 1982 en México y en compilaciones argentinas de 1983 (Temas Inéditos) y 1984 (De Regreso).

Su texto íntegro es el siguiente:

De golpe no estás -nada más sucedió-
borrachera fetal que tu muerte me deja.
Con esta canción que solloza, olvidada de mí,
rondaré tus maderas.

Quisiera explicarte mi amor, no tu ausencia
o mis culpas; ayer tú vivías.
Si ya no merezco cantar para ti,
yo te pido: no sigas muriendo.

El tiempo pasado, ese suave festín,
donde fuiste una caja escondida,
un clave encerrado en el muro,
una oreja en la sombra, el sigilo de nadie.

Ese tiempo y tú, lo que yo conocí,
lo que quisiste ser, clavicordio y alcohol,
sensitivo y brutal, el pasado y el piano
acabaron en este silencio.

Si ya no merezco cantar para ti,
yo quisiera explicarte mi amor, aunque es tarde.
Tu tiempo pasó, pero yo me quedé aquí,
tañendo por ti, en tus campanas.

Cuerno de pastor de un remoto país,
piedra lisa que el alba y el cielo tocaron;
soy como tu mar, rodaré eternamente
hacia ti, y desde ti, a lo más hondo.

Mas mientras te busque en las cosas,
en tanto regreses sin que yo te llame o te olvide,
te pido que limpies mi amargo dolor;
por favor, que no sigas muriendo.

Mi padre serás, como fuiste mi padre,
un gameto en la grieta cerrada del tiempo,
voz ronca de un órgano ya enmudecido,
ahí estás, larga caja de pino.

El llanto que nombre tu nombre
será breve y, hombre, talvez lo sabías;
pero es tanto amor exigiendo mi amor;
por favor, no te sigas muriendo.


enlace recomendado:





otros enlaces recomendados:


Nota: Dejo constancia de un gentil mensaje llegado al correo de configuración de este blog, en el cual un usuario identificado como "Osvaldo" me hizo aclaraciones sobre algunas fechas de las ediciones de "Explicación de mi amor". Al parecer en la redacción original de este artículo cité datos confusos con las fechas de los discos, probablemente basado en las ediciones chilenas, que solían cambiar las fechas y el orden de las canciones de este artista. Hago la rectificación con fecha 5 de marzo de 2016.

Para mayor claridad en la discografía cronológica de Zitarrosa recomiendo el siguiente enlace: 



lunes, 18 de agosto de 2014

DÍSTICO PENCOPOLITANO

Fotografías, por Leonardo Ojeda


I

PALABRAS EN SOCORRO MUTUO

(no para sino junto a Jorge Endimión y Leonardo Zicuta)

  

Sobre la superficie de la tierra
aparecen tallos equidistantes
pero debajo un rizoma único los mantiene atados.
Así mismo los muros de un lugar
donde la indemnidad es una cápsula de tiempo
demasiado estrecha para no hacer contacto con
                                               los no previstos ejercicios de peligro;
así mismo los retratos oprimidos en sus espejos,
así mismo las manos estrechadas en las placas;
así mismo el filo de cuchillos
tan delgados como el borde entre un santo y un verdugo;
así mismo los ebrios presidentes
de repúblicas virtuales, o los poetas orates
declarados muertos, pero bebedores, luego existentes;
así mismo los censores de chilenidad barata;
así mismo las líneas cruzadas de los idiolectos
que detonan fragmentos de ruido en organización apofita*
de donde se desprende que la palabra kara-oke
procede del sánscrito: dícese de aquellos seres
en repetición desnaturalizada de sus versiones originales;
así mismo las calles circundantes en estado de guerra
como una puesta en escena para extras de dibujo animado
mientras el asfalto a tajo abierto muestra evidencias del rizoma
y las matrices rotas arrastran objeciones de conciencia
incapaces de competir con la determinación del agua.
Tres perfiles caminan confirmando su sentencia.
Ya se han borrado sus guitarras a la espalda, al igual
las palas para excavar en busca del rizoma
en el intento de segar sus malditos esquejes
pero el sub-suelo que lo alberga es cada vez más duro.
Caminan como el pájaro Dodo, o aún más
como el pájaro Minah, si bien la exo-banda sonora
no es La cueva de Fingal sino el eco de Sugarman
desde un vinilo averiado donde rebota la aguja.
Aparentemente no es Detroit ni Gaza sino Concepción
en el ex-futuro de un país que aún figura en el mapa
pero las siluetas que transitan no saben que desaparecen
porque el punto de emisión del proyector de holografías
se apagó en un post-pasado
que no duele,
                        no deja manchas,
                                                           no emite señal alguna
antes de comunicar un último acertijo.
 

*lengua obsoleta proferida por sujetos alcanzados por un rayo Tesla

 
II

CONCEPCIÓN ES UN CÓDIGO CIFRADO

 

No puedes esperar que sea simple
en una ciudad donde todas las estatuas
apuntan hacia el Foro. No puedes suponer
que darás un paso sin que quede por escrito
en la ciudad donde no hay incendios casuales
y los señores del fuego junto a los señores del oro
terminan su jornada en el club Lorenzo Arenas
de las manos estrechadas bajo el compás omnisciente.
¿Y cuánto tiempo se resiste sin alas?
¿Cuánto margen se puede soportar
cuando las formas son el fondo,
las trasparencias son los sólidos dispersos
en la dimensión fractal de los aterrizajes de emergencia?
La plaza de Justicia es una elipse de compás desde el aire;
los meandros del Biobío son una elipse de compás rosáceo
bajo los puentes crucíferos señalados desde el aire;
el arco cerebral del gran dios de los reptiles
es una elipse de compás trazada desde el aire;
la guerra de los humedales y las napas ominosas
de ADN percolado digerido por el Génesis
son un puro símbolo promiscuo echado sobre el mapa
en elipse de compás trazada
                                               desde el aire.
Nunca hubo aquí lagartos venenosos, no te distraigas;
no busques monedas con ganzúas en las exclusas;
nunca hubo aquí muertos sedentarios
porque todos terminan flotando en la ribera del río
por las corrientes subcutáneas que irriga el terremoto
y el país se partirá en dos justo abajo de la mano de Horacio,
el único autorizado para dar la espalda y decir Aquí
se encuentra el número Pi del enemigo, frente a la torre
de la confusión de las Lenguas en la última Babilonia,
capital del Sur apuntado por la brújula del alma;
la ciudad de los túneles de Troya,
de ano y vulva y boca abierta
hacia los cuatro puntos cardinales.
 
 

¿Cuánto margen se puede soportar

cuando las formas son el fondo,

las trasparencias son los sólidos dispersos

en la dimensión fractal de los aterrizajes de emergencia?
 

...la ciudad de los túneles de Troya,

de ano y vulva y boca abierta

hacia los cuatro puntos cardinales.
 

...y el país se partirá en dos justo abajo de la mano de Horacio...
 

Aparentemente no es Detroit ni Gaza sino Concepción

en el ex-futuro de un país que aún figura en el mapa...