lunes, 18 de agosto de 2014

DÍSTICO PENCOPOLITANO

Fotografías, por Leonardo Ojeda


I

PALABRAS EN SOCORRO MUTUO

(no para sino junto a Jorge Endimión y Leonardo Zicuta)

  

Sobre la superficie de la tierra
aparecen tallos equidistantes
pero debajo un rizoma único los mantiene atados.
Así mismo los muros de un lugar
donde la indemnidad es una cápsula de tiempo
demasiado estrecha para no hacer contacto con
                                               los no previstos ejercicios de peligro;
así mismo los retratos oprimidos en sus espejos,
así mismo las manos estrechadas en las placas;
así mismo el filo de cuchillos
tan delgados como el borde entre un santo y un verdugo;
así mismo los ebrios presidentes
de repúblicas virtuales, o los poetas orates
declarados muertos, pero bebedores, luego existentes;
así mismo los censores de chilenidad barata;
así mismo las líneas cruzadas de los idiolectos
que detonan fragmentos de ruido en organización apofita*
de donde se desprende que la palabra kara-oke
procede del sánscrito: dícese de aquellos seres
en repetición desnaturalizada de sus versiones originales;
así mismo las calles circundantes en estado de guerra
como una puesta en escena para extras de dibujo animado
mientras el asfalto a tajo abierto muestra evidencias del rizoma
y las matrices rotas arrastran objeciones de conciencia
incapaces de competir con la determinación del agua.
Tres perfiles caminan confirmando su sentencia.
Ya se han borrado sus guitarras a la espalda, al igual
las palas para excavar en busca del rizoma
en el intento de segar sus malditos esquejes
pero el sub-suelo que lo alberga es cada vez más duro.
Caminan como el pájaro Dodo, o aún más
como el pájaro Minah, si bien la exo-banda sonora
no es La cueva de Fingal sino el eco de Sugarman
desde un vinilo averiado donde rebota la aguja.
Aparentemente no es Detroit ni Gaza sino Concepción
en el ex-futuro de un país que aún figura en el mapa
pero las siluetas que transitan no saben que desaparecen
porque el punto de emisión del proyector de holografías
se apagó en un post-pasado
que no duele,
                        no deja manchas,
                                                           no emite señal alguna
antes de comunicar un último acertijo.
 

*lengua obsoleta proferida por sujetos alcanzados por un rayo Tesla

 
II

CONCEPCIÓN ES UN CÓDIGO CIFRADO

 

No puedes esperar que sea simple
en una ciudad donde todas las estatuas
apuntan hacia el Foro. No puedes suponer
que darás un paso sin que quede por escrito
en la ciudad donde no hay incendios casuales
y los señores del fuego junto a los señores del oro
terminan su jornada en el club Lorenzo Arenas
de las manos estrechadas bajo el compás omnisciente.
¿Y cuánto tiempo se resiste sin alas?
¿Cuánto margen se puede soportar
cuando las formas son el fondo,
las trasparencias son los sólidos dispersos
en la dimensión fractal de los aterrizajes de emergencia?
La plaza de Justicia es una elipse de compás desde el aire;
los meandros del Biobío son una elipse de compás rosáceo
bajo los puentes crucíferos señalados desde el aire;
el arco cerebral del gran dios de los reptiles
es una elipse de compás trazada desde el aire;
la guerra de los humedales y las napas ominosas
de ADN percolado digerido por el Génesis
son un puro símbolo promiscuo echado sobre el mapa
en elipse de compás trazada
                                               desde el aire.
Nunca hubo aquí lagartos venenosos, no te distraigas;
no busques monedas con ganzúas en las exclusas;
nunca hubo aquí muertos sedentarios
porque todos terminan flotando en la ribera del río
por las corrientes subcutáneas que irriga el terremoto
y el país se partirá en dos justo abajo de la mano de Horacio,
el único autorizado para dar la espalda y decir Aquí
se encuentra el número Pi del enemigo, frente a la torre
de la confusión de las Lenguas en la última Babilonia,
capital del Sur apuntado por la brújula del alma;
la ciudad de los túneles de Troya,
de ano y vulva y boca abierta
hacia los cuatro puntos cardinales.
 
 

¿Cuánto margen se puede soportar

cuando las formas son el fondo,

las trasparencias son los sólidos dispersos

en la dimensión fractal de los aterrizajes de emergencia?
 

...la ciudad de los túneles de Troya,

de ano y vulva y boca abierta

hacia los cuatro puntos cardinales.
 

...y el país se partirá en dos justo abajo de la mano de Horacio...
 

Aparentemente no es Detroit ni Gaza sino Concepción

en el ex-futuro de un país que aún figura en el mapa...
  

No hay comentarios: