jueves, 30 de octubre de 2014

INTRAMUROS DEL DESEOSO

de MALAS COSTUMBRES, Mosquito Ediciones, 2013











 
 
 
 
 
 
 
  
J. Bosch; El Jardín de las Delicias
 
 
Deseoso es el que huye de su madre.

J. Lezama Lima

 
Después que me hube masturbado
por tercera vez aquella tarde
viendo que aún permanecía insatisfecho
decidí recorrer los Cotos del Deseo
con paso de león recién desenjaulado
Y supe que el Deseo es un lugar
con las vías de escape siempre abstrusas
donde todos se conocen entre sí como a sí mismos
y se aman y se odian como a tales
El que viene de paso se queda para siempre
y el que viene a quedarse termina expulsado
Todo es convencional en los Cotos del Deseo
nada crimen    nada exceso
se derrocha vida porque sobra
y consumida que esté aún alcanza para repartirla
y el amor alcanza para hacerlo trizas
siempre al borde del colapso y siempre más potente
tal un equilibrista que cruza más exacto por la cuerda
cuanto más tensa es aquélla y más rápido aquél
o un suicida arrepentido que repite el simulacro
En los Cotos del Deseo nadie tiene nombre
ni memoria
sino mecánica e instinto   
El contrato natural
concierne a todos y a ninguno
No se está ni a favor ni contra nada
La naturaleza es todo lo consentido
Es acción la contemplación y viceversa
En los Cotos del Deseo sólo caben
los místicos en estado salvaje
El placer sólo sirve para inspirar más placer
El Deseo sólo sirve para inspirar más deseos
La poesía sólo sirve para inspirar más poesía 

Pero el poder       ah   ese extraño maleficio
es la medida de la única libertad posible:
elegir cuándo y cómo someterse
 
 




























































































































Fot.:Lindsay Lozon


(Todas las fotografías son obra de Luis Márquez Romay, salvo la que se indica)

 

 

No hay comentarios: