martes, 7 de octubre de 2014

RAÚL GÓMEZ JATTIN



Nació en 1945 en Cartagena, Colombia. Decía de sí mismo "No soy, pues, un hombre amargado, sino simplemente estoico". Publicó tardíamente su primer libro, a los 36 años. Descendiente de sirio-libaneses coptos por línea materna. Tempranamente se sintió llamado a la experimentación sexual y al consumo de estimulantes que incidieron en una personalidad disfuncional y problemática, no obstante su riguroso trabajo literario y su disposición amistosa hacia los pares. Intentó infructuosamente algunas terapias contra las manías depresivas y murió en extrañas circunstancias en 1997 al ser alcanzado por un ómnibus sin que haya podido confirmarse ni descartarse una intención suicida.

Su poesía oscila entre la crudeza y el lirismo, entre lo platónico meditativo y la acción resuelta por la búsqueda amorosa desesperada, exaltando el placer y la belleza juvenil como un paradigma inspirador que compensa la autodestrucción. Toda su obra da cuenta de estas tensiones en las que el episodio sexual o amoroso -expresado en atracción hacia ambos sexos, aunque hay un predominio del homoerotismo- constituye una tregua que justifica la vida, pese al dolor y la culpa. Poesía desgarrada y vital que no debe, no puede ignorarse.

Obras publicadas:

• Poemas (1981) 
• Retratos (1980-1989) 
• Amanecer en el valle del Sinú (Antología, 1983-1989) 
• Del Amor (1982-1987) 
• Esplendor de la mariposa (1993)
• Los poetas, amor mío... (Póstumo, 2000)

*************************

CASI OBSCENO

Si quisieras oír lo que me digo en la almohada
el rubor de tu rostro sería la recompensa.
Son palabras tan íntimas como mi propia carne
que padece el dolor de tu implacable recuerdo.

Te cuento. ¿Sí? ¿No te vengarás un día? Me digo:
besaría esa boca lentamente hasta volverla roja.
Y en tu sexo el milagro de una mano que baja
en el momento más inesperado y como por azar,
lo toca con ese fervor que inspira lo sagrado.

No soy malvado. Trato de enamorarte.
Intento ser sincero con lo enfermo que estoy
y entrar en el maleficio de tu cuerpo
como un río que teme al mar
pero siempre muere en él.


***
PEQUEÑA ELEGÍA


Ya para qué seguir siendo árbol
si el verano de dos años
me arrancó las hojas y las flores.
Ya para qué seguir siendo árbol
si el viento no canta en mi follaje,
si mis pájaros migraron a otros lugares.
Ya para qué seguir siendo árbol
sin habitantes
a no ser esos ahorcados que penden
de mis ramas
como frutas podridas en otoño.



***

RECORDÁNDONOS SIEMPRE


Edwin y yo nos masturbábamos de ocho a nueve
en clase de aritmética, y de cuatro a cinco
en la de Historia Patria. El de él
era idéntico a su cara: pícaro y sonriente,
con el glande torcido, como su peinado.
Él semiacostado en la última banca del salón
y yo en la contigua. Con vaselina o crema dental.
Cuando ocurría lo mejor
guardábamos el semen en un libro. Con fecha.
"Para cuando pasen los años
y nos queramos acordar Gómez Jattin"
como él decía.


***
EL AGRESOR OCULTO


Me envenenó la vida.
Me sustrajo de mi movimiento natural
y me entregó a las sombras
de los amores no correspondidos.
Me trastocó los sueños
metiéndose como un conspirador entre sus grietas.
Desempolvó recuerdos
que hablaban de partidas y de adioses.
Mientras tanto mi alma
acostumbrada a la desgracia
lo veía hacer
como un condenado que presencia
el levantamiento del patíbulo.


*** 

METAFÍSICA DEL AMOR


Nos íbamos a culear burras después del almuerzo.
Con esas arrecheras eternas de los nueve años.
Ante los mayores nos disfrazábamos de cazadores
de pájaros. La trampa con su canario. De colectores
de helechos y frutas. Pero íbamos a gozar el orgasmo
más virgen. El orgasmo milagroso de cuatro niños
y una burra. Es hermosísimo ver a un amigo culear,
verlo tan viril meterle su órgano niño
en la hendidura estrecha del noble animal. Pero
profunda como una tinaja. Y el resto del
grupo se prepara gozoso. Gozando del placer del otro.

La gran religión es la metafísica del sexo.
La arbitrariedad perfecta de su amor. El amor
que la origina. La gran metafísica es el Amor
creador de Amistad y de Arte.
Eso no me preparó para someter a la mujer
sino para andar con un amigo.


*** 

DESENCUENTROS

Ah desdichados padres,
cuánto desengaño trajo a su noble vejez
el hijo menor, el más inteligente.
En vez de abogado respetable,
marihuana conocido.
En vez del esposo amante,
un solterón precavido.
En vez de hijos,
unos menesterosos poemas.

¿Qué pecado tremendo está purgando
ese honrado par de viejos? ¿Innombrable?

Lo cierto es que el padre le habló en su niñez de libertad.
De que Honres de Balzac era un hombre notable.
De la canción de la vida profunda.
Sin darse cuenta de los que estaba cometiendo.


*** 

UN PROBABLE CONSTANTINO CAVAFIS A LOS 19


Esta noche asistirá a tres ceremonias peligrosas:
el amor entre hombres,
fumar marihuana
y escribir poemas.
Mañana se levantará pasado el mediodía.
Tendrá rotos los labios,
rojos los ojos
y otro papel enemigo.
Le dolerán los labios de haber besado tanto
y le arderán los ojos como colillas encendidas
y ese poema tampoco expresará su llanto.


***

OMBLIGO DE LUNA

Dibujo tu perfil del faro a las murallas
Luz de alucinación son tus ojos de hierro
El mar salta en las piedras y mi alma se equivoca
El sol se hunde en el agua y el agua es puro fuego
Eres casi de sueño Eres casi de piedra en el vaivén del tiempo  

Arquetipo amoroso firme en la turbia edad
esa manera tuya de calmarme las lágrimas
De desbocar tu cuerpo contra el mío Enloquecido
como un potro en una llanura incendiada
De verter tus palabras en mi entendimiento
cual veneno que cura la ausencia 
De recordar cosas usadas y olvidadas 
con un vuelo que ilumina y asombra 
Es tarde amor El mar trae tormenta 
Hay una luna pálida que recuerda tu ombligo 
Y unas nubes livianas y pesadas como tus manos
beben sedientas Así cuando yo sobre tu boca muero


***

NI SIQUIERA UNA DULCE NOCHE


Aquel amor de fiebre y de tormento Aquel estar
pendiente de la luna entre los cocoteros Por si ella 
me traía presagios de tu cuerpo Pero en vano 
Pero estaba demasiado enfermo para soportar 
la intimidad de tus caricias No hubieras conocido 
en mí sino el temblor de un poeta y de su muerte

Aquel temor de miramos a los ojos no era vano 
Estabas revestido de otro mundo Estabas lejos 
Sobre todo cuando yo te amaba Cuando era
de ti como la nube en el reflejo del agua
Dentro pero lejos Dentro en el vientre 
de una realidad inventada y fugaz
Eras íntegramente bello porque no toqué 
tu cuerpo aunque tú lo querías y yo también
Pero antes de mi deseo estaba mi futuro 
Estabas tú antes que mi deseo de ti 
antes que el deseo estaba el amor 
Antes que el amor estaba la vida y su maldad 
Aquel amor que no tuvo una noche 
Ni siquiera una dulce noche amor mío


***

ABUELA ORIENTAL


A esa abuela ensoñada
venida de Constantinopla
A esa mujer malvada
que me esquilmaba el pan
A ese monstruo mitológico
con un vientre crecido
como una calabaza gigante
Yo la odié en niñez
Y sin embargo vuelve                                                             
en esta noche aciaga
con algo de hermosura
Por algo se dice
que con el tiempo uno perdona casi todo
Vuelve con sus cicatrices en el alma
de fugada de un harén
con sus “mierda” en árabe y en español
Con su soledad en esos dos idiomas
Y ese vago destello en su espalda
de alta espiga de Siria.


*** 

VENENO DE SERPIENTE CASCABEL


Gallo de ónix y oros y marfiles rutilantes
quédate en el ramaje con tus putas mujeres
Hazte el perdido El robado Hazte el loco
Anoche le oí a mi padre llegó tu hora
Mañana afílame la tijera para motilar al talisayo
Me ofrecieron una pelea para él en Valledupar
Levántate temprano
y atrápalo a la hora del alimento Dijo mi padre
Talisayo campeón en tres encuentros difíciles
He rogado y llorado que te dejen para siempre
como padre gallo 
Pero a mi padre ya le dieron el dinero
y me compró un juego de dominó para engañarme
Pero ya estás cantándole a la oscuridad
para que se vaya Te contestaron tus vecinos
Y mi padre está sonando sus chancletas en el baño
Es imposible evitar que te manden otra vez a la guerra
Porque si mañana te espanto padre de todas maneras
hará prenderte por José Manuel el indio Así que
prepárate a jugarle sucio a su contendor Pues
le robé al indio un veneno de serpiente cascabel
para untarlo en las espuelas de carey 
En medio del tumulto y la música de acordeones
me haré el pendejo ante los jueces que siempre
me han creído un niño inocente y te untaré
el maranguango letal Es infalible como el mismo diablo
Voy a apostar toda mi alcancía a nuestra victoria
Con lo ganado construiré un disfraz de carnaval
y lo adornaré con tus mejores plumas


***
SERENATA

Asómate amor mío
que el cielo ha encendido un fandango
en su comba lejana
Y no hace frío
El viento musicaliza entre árboles un gemido
que parece tú sintiéndome el placer
que parece tú inclinado en mi rostro
secreteándome señales en el camino
"Todavía no" o "Aprisa que me muero"
Asómate y no temas a tu padre con su Colt 45 que yo traje el mío
¿Me oyes? ¿No deseas que nuestro amor
realice bajo los astros otra jornada? Como dioses
¿No le echaste al viejo en el café la valeriana
para que duerma y nos deje hacer lo nuestro?
Así te supliqué y no respondiste Después supe
que días antes te habían mandado de vacaciones
a París para que te olvidaras de mí El poeta
del pueblo Ese que se ha ganado una triste
fama de marica por tu cuerpo adorado
No olvides que a mí ese asunto me tiene sin cuidado
Que es pura envidia Pura tontería de tu viejo
y sus aburridos compadres verdugos de la vagina
y de tus amigos falsos que les gusta mi falo
No olvides que el amor es más valioso
que todos esos juntos Que hemos luchado
aún contra nosotros mismos Que nuestro placer
tiene toda la belleza viril que ellos nunca han tenido


No hay comentarios: