recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

miércoles, 31 de diciembre de 2014

"ONE SLIP", PINK FLOYD PARA DESPEDIR EL 2014





Esta fecha puede ser una ocasión para un balance crudo pero no por eso menos lúdico o menos épico o menos poético-musical. Es posible que bajo el prisma de la impaciencia por consumir las escasas horas que quedan al año, casi todo aparezca más como un desliz que como un logro, sin que tarde mucho en advertirse que en realidad las cosas que van pasando en lo que llamamos "experiencia" más se parecen a un accidente premeditado que a un acto de voluntad. 

La canción propiciatoria fue hecha por David Gilmour y Phil Manzanera. No está claro quién hizo qué, aunque es bien probable que ambos intervinieran en la letra y en la música, si bien es bastante representativa del estilo de texto perifrástico del caballero Gilmour. Recordemos que Manzanera es el ex guitarrista de ese disparejo grupo que fue Roxi Music (Brian Ferry, Brian Eno y el propio Manzanera), una pléyade con demasiados genios rutilantes como para que se apreciara el brillo específico de cada uno. La pieza apareció en 1987 en el disco de retorno de Pink Floyd, en plena demanda judicial con el insoportable Waters y en un bastante apreciable descalabro moral de los integrantes viejos que se equilibró con la energía de los colaboradores nuevos que pasaron a nutrir y suplir las chispas de vida que la madurez se llevaba. Ese disco esencial se llama “A momentary lapse of reason”, que es un verso de esta canción. "On Slip" es, por lo tanto, el tema emblemático, epónimo del álbum. Aquí se escuchan las claves del sonido Floyd y el comienzo de un liderazgo imbatible de Gilmour, donde piezas líricas como "A new machine" (I y II) o "Sorrow" son ya parámetros obligados del rock contemporáneo. En el diseño gráfico del disco intervino el legendario Storm Thorgerson con la imagen desgarrada de un muchacho sentado sobre uno de los catres de una playa atiborrada de ellos. En la imagen desplegable se ve, sobre otro catre, una silueta femenina erguida de aspecto tibiamente gótico, vestida de enfermera. Es la imagen tutelar de la soledad o la incomunicación o un posible arquetipo femenino inalcanzable. La promoción de este álbum es la gira más grande de la agrupación desde The Wall, superando en varias cifras a las ya cuantiosas ventas de "The side dark of the moon", contra todo lo previsto. El disco que registra la gira de promoción es oscuro, irregular, atemorizante, inamistoso, con pasajes demasiado virtuosos y exageradamente pretencioso para la tecnología del momento. Creo que es el fin de una década musical en el rock y en la vida de Pink Floyd. Después de este álbum, llamado "Delicado sonido del trueno", la banda florece. También puede admitirse que este disco es en cierto modo un tercer álbum solista de Gilmour, así como lo fue "Final Cut" para Waters, el que declaró a raíz de "Momentary...": "Las canciones en general son pobres; las letras casi no me las puedo creer. Las letras de Gilmour son de tercer nivel". Y esto no sólo es falso sino que es injusto, como queda demostrado en la presente, si bien no es el despliegue retórico de Waters, ni tiene por qué serlo.


La canción tiene un hablante difuso entre omnisciente y una vaga tercera persona que es la memoria. Hay una "ella" aludida como pivote de un tropezón sexual-sentimental que termina revelándose como un momento de hiperlucidez dramático. Es el punto de inflexión en que una vida cambia de rieles y resulta en un golpe de bolas de billar imprevisto pero determinante. Se puede asimilar a cualquier pérdida de contacto con los objetivos o las ilusiones pactadas entre la conciencia y el habitante físico de aquello que presumimos como nuestra personalidad. El tono de expresión es ligeramente tragicómico. Del punto de vista musical la pieza acentúa los guiños pop y los experimentos de estudio donde se adivina la mano de Mason, pero como siempre en Pink Floyd, existe siempre un momento de retorno de la esperanza, en este caso dado por las armonías del teclado de Rik Wright que suceden al breve solo del bajo -aportado por un entonces joven Guy Pratt- en la mitad del tema. Parece decir que hay que aferrarse a esa luz sin desatender el vértigo del desliz sobre la cuerda floja.




ONE SLIP
David Gilmour – Phil Manzanera


A restless eye across a weary room,
a glazed look and I was on the road to ruin.
The music played and played as we whirled without end,
no hint, no word her honour to defend.

I will, I will she sighed to my request,
and then she tossed her mane while my resolve
was put to the test.
Then drowned in desire, our souls on fire,
i lead the way to the funeral pyre
and without a thought of the consequence
i gave in to my decadence.

One slip,
and down the hole we fall,
-it seems to take no time at all.
A momentary lapse of reason,
that binds a life for life.
A small regret, you won't forget,
there'll be no sleep in here tonight.

Was it love, or was it the idea of being in love?
or was it the hand of fate?
That seemed to fit just like a glove:
the moment slipped by
and soon the seeds were sown.

The year grew late and neither one wanted to remain alone,
-one slip, and down the hole we fall.
It seems to take no time at all
-a momentary lapse of reason-
ehat binds a life for life.
A small regret, you will never forget...,
there'll be no sleep in here tonight.
















*** 

UN DESLIZ
Letra y música: D. Gilmour – P. Manzanera
Traducción libre: L. Rubio


Un ojo inquieto a través de una habitación cansada,
una mirada vidriosa y yo estaba camino a la ruina.
La música insistente mientras nosotros girábamos sin fin,
ni una señal, ella no dijo una palabra para defenderse dignamente.


Lo haré, lo haré, ella suspiró a mi llamada.
Y entonces sacudió su melena mientras mi resultado
era puesto en el test [puesto a prueba].
Entonces nos ahogamos en deseo, nuestras almas ardiendo.
Lideré la lista para la pira funeraria
y sin medir el efecto
me rendí a mi decadencia.

Un desliz
y por el agujero caemos,
-parece que no lleva mucho tiempo.
Un momentáneo lapso en la razón,
eso ata una vida de por vida.
Un pequeño arrepentimiento, no lo olvidarás...
No habrá que dormir aquí esta noche.

¿Estaba enamorado, imaginé enamorarme
o estaba en la mano del destino?
Eso parecía encajar como un guante:
el momento pasó inadvertido
y pronto las semillas fueron sembradas.

El año pasó tarde y ninguno quería quedar solo.
-un desliz y por el agujero caemos.
Parece que no lleva mucho tiempo,
-un momentáneo lapso en la razón-
eso ata una vida de por vida.
Un pequeño arrepentimiento, no lo olvidarás...,
no habrá que dormir aquí esta noche.




***

enlaces recomendados:










No hay comentarios: