sábado, 30 de mayo de 2015

DOS POEMAS INCESTUOSOS


(en MALAS COSTUMBRES)















GEMELOS CON CUARTO COMPARTIDO


Se hermanan de dos modos, 

habitantes de un espejo recorrido en pulso recíproco,
deseosos de sí mismos en el otro, se besan
embellecidos de ambos cada uno
y celebrantes de un rito irrenunciable.
Desde el nombre de ser niños, a los 9
duermen y despiertan al retorno nuclear
en cópula y aliento simultáneo.
Alumbrados en el mismo signo,
emergentes del mismo vaso, gemelares de luna,
de un mismo paño sus pieles
y su fibra en unívoca mitosis
expresada en dos goteos
germinados por partenogénesis.
Festejan ser
cediendo y desafiando el preciosismo
en labios, dedos, lenguas que no cesan
del asombro recreativo -creados dos primeras veces-;
el embrujo mutuo
por si dijéramos Antino y Endimión
-ya que lo de Horus y Seth resultó poco auspicioso-
compitiendo en definirse hasta donde son posibles.
El día los sorprende negándose a descontar los cuerpos
de esa figura musical
en la que son unísono, dos acordes
en fuga circular y emisión copulativa.
Y más que incesto,
más que androginato
es autoerotismo, narcisismo desdoblado, creo yo,
y punto menos que crimen dicen muchos
pero ellos no distinguen el fin de sus contornos
y se endiosan a sí mismos en el otro,
limpios por la in-diferencia.
Hugh Holland; Los Gemelos


 















CLAROS EN LA HIERBA


Él tendido sobre hierbas peligrosas
que para cualquier otro serían confusas
pero ella le enseñó a distinguirlas:
las ponzoñosas tienen flores más bellas
y aromas seductores. Ella fue su madre
pero es extraña en el sexo, la misma, ajena, otra
y ahora hermana o amiga de lo que él deja de ser
cuando sabe reconocer el momento
de ese juego que cambia las reglas.
El niño quedó dentro del muchacho
encerrado en la potencia. El paisaje
envejeció alrededor, el mundo agonizó,
los hombres mintieron mil veces
en batallas por causas muertas
pero ella fue con su hijo a lugares más seguros
donde calculó su edad por el crecimiento de sus órganos
y no fue odio ni amor ni deseo ni vicio
sino todo a un tiempo: lo adverso.
Desde entonces él distingue la hierba
en que pueda poseerla. 


Jock Stutger; Marine et Maia








No hay comentarios: