recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

domingo, 24 de enero de 2016

"LOS STUPRA" DE RIMBAUD, VERSIÓN PERSONAL


Este tríptico de sonetos de Jean Arthur Rimbaud (1854-1891) fue publicado por primera vez en 1923 (París, Albert Meissens editor, plaquette de 150 ejemplares numerados) pero es sabido que ya existía una impresión particular circulante en 1872. Su fuente original se encuentra en correspondencia personal de Rimbaud a su mentor George Izambard datada alrededor de 1870. Información adicional sobre este período creativo de Rimbaud se puede encontrar en "Retrato Hablado de Arthur Rimbaud" de Michel Butor (Siglo XXI Ed., 1991). En la edición de poesía temprana de Rimbaud hecha por Antonio Martínez Sarrión (Austral, 2013) bajo el simple título de "Poesías", se agrega una nota a pie de página donde se señala que el soneto 3° de esta secuencia fue co-escrito por Verlaine y Rimbaud, siendo las cuartetas del primero y los tercetos del segundo. Sin embargo es cosa sabida que Rimbaud conoció a Verlaine en septiembre de 1971, por lo tanto este tríptico habría tenido otras elaboraciones posteriores a la carta original. De cualquier modo son textos escritos entre los 16 y 17 años del joven de Charleville. 

A continuación los transcribo en su versión literal del francés y luego una traducción personal adaptada al español de Chile, en la que creo haberme apegado más al sentido original de los textos y a la musicalidad de la métrica aunque me he apartado de la literalidad que caracteriza a las conocidas versiones españolas que suelen suavizar el contenido. El título por cierto es intraducible, pero se basa en un latinismo de significado evidente al que me atengo.



LES STUPRA 



Les anciens animaux saillissaient, même en course,
Avec des glands bardés de sang et d'excrément.
Nos pères étalaient leur membre fièrement
Par le pli de la gaine et le grain de la bourse.

Au moyen âge pour la femelle, ange ou pource,
Il fallait un gaillard de solide grément ;
Même un Kléber, d'après sa culotte qui ment
Peut-être un peu, n'a pas dû manquer de ressources.

D'ailleurs l'homme au plus fier mammifère est égal ;
L'énormité de leur membre à tort nous étonne ;
Mais une heure stérile a sonné : le cheval

Et le boeuf ont bridé leurs ardeurs, et personne
N'osera plus dresser son orgueil génital
Dans les bosquets où grouille une enfance bouffonne.



Nos fesses ne sont pas les leurs. Souvent j'ai vu
Des gens déboutonnés derrière quelque haie,
Et, dans ces bains sans gêne où l'enfance s'égaie,
J'observais le plan et l'effet de notre cul.

Plus ferme, blême en bien des cas, il est pourvu
De méplats évidents que tapisse la claie
Des poils ; pour elles, c'est seulement dans la raie
Charmante que fleurit le long satin touffu.

Une ingéniosité touchante et merveilleuse
Comme l'on ne voit qu'aux anges des saints tableaux
Imite la joue où le sourire se creuse.

Oh ! de même être nus, chercher joie et repos,
Le front tourné vers sa portion glorieuse,
Et libres tous les deux murmurer des sanglots ?


Obscur et froncé comme un oeillet violet
Il respire, humblement tapi parmi la mousse
Humide encor d'amour qui suit la fuite douce
Des Fesses blanches jusqu'au coeur de son ourlet.

Des filaments pareils à des larmes de lait
Ont pleuré sous le vent cruel qui les repousse,
A travers de petits caillots de marne rousse
Pour s'aller perdre où la pente les appelait.

Mon Rêve s'aboucha souvent à sa ventouse ;
Mon âme, du coït matériel jalouse,
En fit son larmier fauve et son nid de sanglots.

C'est l'olive pâmée, et la flûte câline,
C'est le tube où descend la céleste praline :
Chanaan féminin dans les moiteurs enclos !




LOS ESTUPROS


P. Picasso: Dora y el Minotauro, 1936



1° 

Las bestias primitivas se apareaban al galope,
con glandes coronados de sangre y excremento.
Nuestros padres mostraban con orgullo su verga,
el pliegue de la vaina y las bolsas rugosas.

Fuera chancha o ángel, la hembra en la Edad Media,
necesitaba un muchacho de sólido aparato;
hasta al mismo Kléber*, si no miente el calzoncillo,
no se quedaba corto de honorables recursos.

El hombre se asemeja al más fiero mamífero;
la enormidad de su verga sin razón causa extrañeza.
Pero sonó la hora estéril: el caballo

y el toro han amansado sus ardores; ya nada
ni nadie enarbola su genital orgullo
por bosques poblados de una bufona infancia.



*Jean Baptiste Kléber: general del ejército napoleónico.



Konrad Helbig, fot.


















2° 

Nuestros glúteos ya no son como antes.
He observado gente desvestida tras las cercas,
los trazos y efectos que muestran en el poto
los muchachos que juegan libremente en el baño.

Más firmes, pálidos a veces, aparecen provistos
de notorias anchuras tapizadas de vellos.
Destaca en ellos la amistosa raya
donde florece una seda suave y tupida.

Con una maestría que embriaga y maravilla
que sólo vi en los ángeles de las pinturas sacras
se asemejan a los cachetes mullidos de risa.

¿Estar desnudos así, encontrar sosiego y gozo,
apoyando la frente en esa carne gloriosa
y libres, soltar gemidos los dos a un mismo tiempo?


Tan arrugado y oscuro como un clavel amoratado,
respira humildemente, abrigado entre el musgo
aún húmedo de amor, escurriendo néctar
entre las blancas nalgas hasta el borde.

Hilillos semejantes a goterones de leche
han llorado en el viento cruel que los lanza
entre los grumos viscosos de barro enrojecido
hasta perderse de vista en el declive.

Mi sueño se encajó, tenaz, a su ventosa;
mi espíritu celoso, equipado para el coito
hizo lágrima de él y nido de sus cortejos.

Es el olivo convulso, es la flauta mimosa,
el caño por donde baja la celestial crema:
¡femenino Canaán húmedo de sudores!


 
Composición N° 14 de "Expediente Psi",
poesía gráfica (inédito) de Leonidas Rubio.

No hay comentarios: