domingo, 6 de marzo de 2016

ANIVERSARIO 70 DE DAVID GILMOUR




Haciendo una pésima parodia evangélica, me atrevo a decir que Syd Barrett fue Juan el Bautista, Roger Waters fue Paulo de Tarso, Nick y Rick fueron Pedro y Juan, los más fieles, los más buenos, los más puros de la hermandad… y David Gilmour ha sido Jesucristo.

Bienaventurados 70 Años sobre la tierra !!



El ranking de mejores guitarristas de la historia del rock de la revista Rolling Stone lo sitúa en el lugar 14. Un poco mezquino me parece a mí, dado que el parámetro parece ser la velocidad, el virtuosismo y la capacidad de tocar con los dientes. En el caso de Gilmour nunca ha habido tregua al éxito fácil. Él busca la emoción antes que el efecto. Su lenguaje se compone de frases veloces insertas cautelosamente en un armazón armónico donde prevalece la nota larga y arrastrada, la melodía, el acorde. La velocidad es el ripio de la estructura y él lo distribuye con oído experto. El efecto hipnótico de su ligado ascendente sin cambiar de espacio (por "estiramiento") es ya legendario. Se necesita. Su carrera es pareja, dentro y fuera de Pink Floyd. Su sonido es inconfundible.

Un recorrido por sus discos solistas:

1.- Gilmour (1978):

Un disco con sabor y textura del ocaso de los años 70. Equilibrio entre el pop y el rock. Sonido desmayado, seductor, sensual, puro en la voz, en las melodías perfectas, en la guitarra cristalina con un efecto discreto que prevalece, que alarga la armonía hacia el final del acorde y se queda en la cabeza: hipnótico, sonámbulo, dulce, pasional. Un disco mocho, con 9 track, porque el posible track número 10 le sonó demasiado a Pink Floyd y el todavía joven Gilmour quería ensanchar sus territorios. No sabía -no pudo saber- que esa lucha era su fortaleza. El tema desechado reflotó 10 años después en el monumental "Comfortably Numb", su pieza musical más emblemática que alcanzaría la madurez con un relato críptico de Roger Waters sobre alienación e infancia herida. ¿Cómo habría sido esa canción en el disco de Gilmour 78? (La historia se hace de enigmas más que de certezas). Este disco es casi paralelo a la composición de "Animals" (Pink Floyd 1977), talvez el mejor disco de Pink Floyd (musical y conceptualmente hablando, aunque no el más exitoso por ser ligeramente hermético). Entre ambos discos despacha la década del 70 y empieza a incorporar nuevos efectos de sonido, a desechar moderadamente el delay a favor del efecto pesado y nuevos ejes tecnológicos aplicados a su guitarra. Muchos de estos efectos y técnicas de su digitación marcaron escuela pero son en tal grado personales que no han podido traspasarse a otros guitarristas a riesgo de perder continuidad porque derechamente constituirían plagio. Talvez solo comparable con Neil Young, no hay otro guitarrista de rock contemporáneo que marque un estilo tan individual como David Gilmour. El eje, la viga maestra está entre el disco "Live en Pompeya" de Pink Floyd y el solista "Gilmour 78".

Mis temas favoritos de este disco, con sugerencia:

"So far away" (track 4)
"Raise my rent" (track 6)
"No way" (track 7)

2.- About face (1984):

Un disco virtuoso, un poco ruidoso, ligeramente efectista, de amplio lenguaje, con muchos momentos que reflejan búsquedas personales que ya configuran "Momentary Lapse of Reason" (Pink Floyd, 1987) a la vez que recuperan atmósferas que quedaron diluidas en el megaproyecto de "The Wall" (Pink Floyd, 1979). Hay que dejar reposar este disco en la mente hasta extrañarlo y cuando se vuelve a él, florece en toda su belleza, como un buen libro que debe releerse para tasarse en su medida.

Mis temas favoritos de este disco, con sugerencia:

"Murder" (track 02)
"Let's Get Metaphysical" (track 09)





3.- On an island (2006):


Con nada menos que 22 años de diferencia respecto del anterior, es la cima musical de Gilmour solista aunque no contiene nada que no hubiera ocurrido antes en discos propios o de Pink Floyd, salvo la ejecución del saxofón y la intervención de músicos tan ilustres como Robert Wyatt, David Crosby, Graham Nash y Zbigniew Preisner. Es sobresaliente la preferencia por un blues blanco bastante limpio y la búsqueda de atmósferas íntimas. La gira que acompañó este disco es de lo mejor que ha ocurrido en la historia de la música contemporánea, especialmente la cita "Live en Gdansk" (2008) con la intervención de la Orquesta Filarmónica Báltica bajo la batuta del genio Zbigniew Preisner.

Mis temas favoritos de este disco, con sugerencia:

"On an island" (track 02)
"Where we start" (track 10)
"A pocketful of stones" (track 09)
"Islam jam" (bonus track)


4.- Rattle that Lock (2015)


Un disco ligeramente cansado que se hizo simultáneamente al último álbum de Pink Floyd, "The endless river" (2014) en un impulso de despereza. No alcanza el nivel del anterior pero tiene al menos 4 canciones exquisitas. La ejecución y la limpieza técnica nunca decae pero las piezas instrumentales no parecen justificarse del todo en el contexto. El diseño gráfico y el trabajo de video clip que acompaña este disco es una propuesta de arte mayor pocas veces vista en la música popular.


Mis temas favoritos de este disco, con sugerencia:

"In Any Tongue" (track 06)
 "Faces of Stones" (track 03)
 "Rattle That Lock" (track 02)
 "Dancing Right In Front of Me" (track 05)


Otras observaciones improvisadas en su festejo:

"Dogs" es la mejor composición en la historia del rock del punto de vista armónico, instrumental y melódico.

"Live en Gdansk" es el mejor registro de rock sinfónico en la historia de este género, que por lo demás se inicia con "Atom heart mother".

Se suele distinguir entre 3 períodos de Pink Floyd asociados a cada uno de sus respectivos líderes (Barrett, Waters, Gilmour). Yo me atrevo a afirmar que son 4 y no 3. Luego de la salida de Barrett en 1968 se abre un período de creación colectiva que dura hasta 1975 al menos y empieza a declinar con la elaboración de Animals en el cual va predominando el personalismo paranoico de Waters. De todo este período y desde luego en forma definitiva después de 1980 con la salida de Waters, se puede decir que el indiscutido líder musical de Pink Floyd fue Gilmour.

Aunque su poética es intimista y de bajo perfil, "Sorrow" no deja de ser una de las grandes letras del rock, con una atmósfera de sobriedad y melancolía de cuño muy británico, que recuerdan al mismísimo John Dowland y en poesía se aproxima a T. S. Eliot.

David Gilmour ha usado barba en solo dos momentos de su vida: en 1978 durante el tour de Animals y en la actualidad, ya canoso.

En cuanto al culto y leyenda sobre Syd Barrett, a diferencia de Waters y otros, Gilmour fue un amigo leal y paciente que le ayudó a grabar dos álbumes solistas contra todo lo previsto y en pleno derrumbe psiquiátrico. Es muy posible que la canción "Dominoes" de Barrett sea en realidad un arreglo de Gilmour.


Hay 3 canciones de Gilmour que siguen un patrón compositivo similar aunque tienen diferencias de tonalidad pero pueden escucharse de corrido: "Comfortably Numb", "Great Day for Freedom" y "In any Tongue". Aún más, si se aíslan los solos de guitarra de estos 3 temas, se acoplan como una sola música.

Aunque su fama de guitarrista excede a la de vocalista, él mismo ha dicho con justa razón que "un disco entero cantado por mí es menos cansador que un disco entero cantado por Roger". Posee un registro barítono bastante amplio con  llegada limpia a tonos altos y paso a falsete sin accidentes. Es un timbre dulce, con buen equilibrio entre plano y vibrato. Sus matices emocionales son muy efectivos, como es notorio en las escasas piezas de "The Wall" en las que intervino. 

El bajo fender en "Hey you" y todos los instrumentos de "Fat old sun" fueron grabados por él. Eso siembra bastante la duda sobre otros momentos musicales atribuidos o depredados por Waters. Afortunadamente Gilmour ha salvado los riff que aportó a las piezas modélicas de "The Wall" en varios temas posteriores, como en el caso de "Keep Talking". A propósito de esta canción, es un lugar común decir que Gilmour es parco y su propia cónyuge así lo señala en un documental, pero a mí me parece que es un sujeto bastante elocuente. Sus relatos sobre la preparación de los discos clásicos de la banda así como la biografía de Syd me parecen esclarecedores. Asimismo su forma de verbalizar el proceso creativo reflejan una mente versátil, con gran conexión entre lo emocional y lo intelectual. Sin embargo el lastre de ser parco al parecer ha calado hondo en su propia percepción pues tanto en "Keep Talking" como en "Talkin Hawking" concluye los temas con palabras del científico inglés Stephen Hawking que, en lo personal, me parecen de un idealismo más que discutible: "Sólo tenemos que asegurarnos de seguir hablando". Discrepo de eso. Cuánto más sería preferible comunicarse sólo musicalmente y en lo posible -ahora mismo-, callar.





No hay comentarios: