miércoles, 20 de abril de 2016

LEGADO CULTURAL DEL GOBIERNO DEL PRESIDENTE PATRICIO AYLWIN (1990-1994)

(1ª parte)



El gobierno de don Patricio Aylwin A. tiene particular importancia para el mundo de la cultura en Chile por haber sido el creador del Fondo Nacional para el Desarrollo de la Cultura y las Artes en 1992. Este servicio público es el germen de todos los fondos concursables y de fomento al desarrollo cultural que se han aplicado desde entonces, con un crecimiento sostenido hasta la actualidad, representando una transformación sustantiva en la forma de entender la actividad cultural desde el Estado, con instituciones fuertes y representativas, dependientes de los gobiernos legítimamente elegidos pero con lineamientos independientes, transversales y supra-partidarios.

A esta decisión política trascendental se suma el establecimiento de un sistema de normalización democrática gradual pero resuelta, donde la tolerancia, la libertad de expresión y de prensa se vuelve un valor permanente del Estado. Este principio político permanente es el clima natural para el desarrollo de políticas culturales y actividades creativas sin restricción a partir del primer gobierno democráticamente electo después del régimen militar, clima que progresivamente va encarnando en el desarrollo de instituciones de fomento de las áreas creativas específicas, tales como el Fondo del Libro y la Lectura, el Fondo de la Música, el Fondo de Fomento Audiovisual, etc.

Este clima político-cultural se consolida con la dotación de mayores recursos e instrumentos destinados al servicio público que tenía como objeto el desarrollo de las artes y la cultura, que entonces correspondía a la División de Cultura del Ministerio de Educación, con dependencias descentralizadas equivalentes a las secretarías regionales ministeriales, lo que generó en la práctica una dinámica de autonomía y protagonismo de la actividad pública de fomento cultural cuya culminación fue la creación por ley del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes el año 2003 durante el gobierno de Ricardo Lagos E. y que a su vez es la base del modelo de Ministerio de Cultura actualmente en debate.


El desarrollo cultural y artístico creciente a partir del gobierno de Patricio Aylwin se vio fortalecido además por otros logros históricos de su gobierno entre 1990 y 1994. De estos hitos indesmentibles cabe destacar los siguientes:


1.- Creación de la Comisión de Verdad y Reconciliación destinada a crear un registro calificado de las violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante el régimen militar encabezado por el General Pinochet entre septiembre de 1973 y marzo de 1990, considerando asesinatos, secuestros, desapariciones forzadas y tortura. Esta comisión destinada a la calificación, registro y conservación de la memoria histórica de los crímenes cometidos por los aparatos represivos del régimen y otros efectos de la violencia política de ese período, estuvo facultada además para crear un sistema de compensaciones a las víctimas (familiares y sobrevivientes). Como tal, es un instrumento institucional que genera las bases de una política cultural de amplia vigencia de los Derechos Humanos en nuestro país.

2.- Creación de la Comisión Nacional de Desarrollo Indígena destinada a la normalización creciente de la relación entre el Estado y las minorías étnicas que conviven en el territorio nacional.

3.- Creación del Instituto Nacional de la Juventud y el Servicio Nacional de la Mujer (posteriormente elevado a la categoría de ministerio), destinado a políticas públicas de atención específica hacia esos segmentos de la nación.

4.- Creación del Consejo Coordinador de Seguridad Pública que tuvo como objetivo neutralizar y desmovilizar a los grupos armados de ultraizquierda, particularmente una fracción del MIR, la secta maoísta Movimiento Lautaro y el Frente Manuel Rodríguez (también conocido como Frente Autónomo por haberse desvinculado del Partido Comunista desde 1988 cuando éste declaró suspendida la acción militar insurreccional que venía aplicando desde 1980). Este servicio fue el responsable de crear las condiciones operativas del Estado de Derecho contra las acciones de los grupos violentistas de extrema izquierda que operaban en el país a través de atracos armados, secuestros y asesinatos selectivos. Este Consejo ha sido permanentemente denigrado tanto por la derecha política como por la extrema-izquierda. No obstante fue una decisión administrativa de capital importancia en el restablecimiento de un clima de paz social, imprescindible para la actividad cultural y creativa. Desgraciadamente dentro de la comunidad artística y cultural ha persistido de forma crónica la ambigüedad hacia la violencia política y cierto discurso épico fantasioso e irresponsable de algunos intelectuales de izquierda que tiende a blanquear a los grupos violentistas de extrema izquierda activos en el país tanto en la década de los 80 durante el régimen militar como a principios de los 90 durante el gobierno de transición democrática. También cabe recordar el daño patrimonial causado por los grupos de extrema izquierda en este período, que afectó numerosas instalaciones dependientes de Bibliotecas, Archivos y Museos a través de asaltos y robos de piezas de valor histórico. Entre estos hechos se puede citar como caso emblemático el asalto y crimen perpetrado por una célula del Frente M. Rodríguez en 1992 en el Museo O"higginiano de Talca donde fue robada la única copia legítima del Acta de Independencia de la República de Chile y fue muerto a sangre fría el conserje de la institución de 22 años de edad. La pieza histórica permanece desaparecida hasta nuestros días, sumándose al Acta de Independencia original que se destruyó en La Moneda durante el incendio producido por el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

5.- Mensaje Presidencial de agosto de 1993 ante la Cámara de Diputados que propuso la modificación del artículo 365 del Código Penal derogando los incisos segundo y tercero del mismo, en lo relativo a la figura penal que era conocida como "delito de sodomía". Si bien este Mensaje Presidencial tuvo un largo trámite legislativo que concluyó recién en 1999, su discusión causó desde el primer momento un debate respecto a la tolerancia y la libertad de expresión en materia de diversidad sexual, contribuyendo de manera contundente a la búsqueda de un clima de convivencia civilizada en relación a las minorías sexuales, con amplia significación no sólo política sino artística y cultural en general. Cabe mencionar que la ley promulgada en 1999 aún ha conservado en su redacción una figura discriminatoria respecto a la edad del consentimiento sexual para relaciones masculinas del mismo sexo y en general está siempre en desarrollo el debate sobre la inclusión y el fin de las normas y comportamientos arbitrarios hacia las minorías sexuales. No obstante aquello, el Mensaje Presidencial de 1993 marca un hito histórico sin precedentes en la visión ofrecida desde el Estado hacia la realidad de la diversidad sexual, marcando una voluntad de cambio institucional que no existió jamás en la historia de Chile, modificando una práctica persecutoria y represiva de origen colonial.

6.- El crecimiento económico sostenido (7% anual) y el aumento significativo del gasto social (promedio 34 % más respecto de períodos anteriores), contribuyendo a una dignificación sostenida y creciente de la calidad de vida de la ciudadanía, con lo cual la dimensión del desarrollo cultural individual y colectivo deja de ser un bien suntuario para convertirse en una necesidad y un derecho humano esencial.


Por todo lo anterior me atrevo a sostener que el gobierno del ex Presidente Patricio Aylwin Azócar significó las bases fundamentales del modelo de desarrollo cultural del cual goza el país en la actualidad, con amplia repercusión en su identidad nacional y en su imagen internacional, constituyendo un antes y un después insoslayable dentro de nuestra historia. Valga ese solo hecho, entre otros muchos que no es el caso de mencionar en esta columna, para rendirle un sentido homenaje en sus exequias. 

:::::::::::::
Enlace recomendado:

No hay comentarios: