recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

lunes, 17 de octubre de 2016

"CACHEO", EDICIÓN ESPAÑOLA DE "FRISK" DE DENNIS COOPER



Editorial ANAGRAMA
Traducción de Mariano Antolín Rato


Capítulo "Atormentado", sección Lunes por la mañana
Fragmento destacado (págs. 83 a 85)

"(Estoy en uno de los retretes. La película era tan pesada que mi mente se dispersaba sin cesar. Es una comedia romántica, floja, fallida, que protagonizaban ese como se llame y Kathleen Turner. Traté de mirar durante media hora, y luego mis ojos, naturalmente, volvieron a fijarse en el chico. Su familia se había tranquilizado. Puede que él estuviera dormido. Lo único que podía ver era un trocito de su cuerpo que asomaba por el borde del asiento. A veces con eso sobra. Pienso en las películas porno, en las que el cuerpo de un chico puede estar desnudo pero de momento sólo se te muestra una pequeña parte de su cuerpo. Uno todavía tiene que llenar muchos espacios en blanco para desearle. Por ejemplo yo he llenado los grandes labios del chico holandés con las palabras "¡Mátame Dennis!" entre otras cosas. Obscenidades. Sus ojos se volvían cada vez más apagados y soñolientos, o puede que maniáticos, o asustados, pero sin comprender, eso es seguro, que yo necesito unos ojos a los que mirar antes de sentirme cómodo con alguien. Su personalidad es mecánica y tranquila, bordeando lo inexistente, como una herramienta. Por otra parte me recuerda a todos los chicos que me apetece follar y matar. En este momento, fundamentalmente, a Pierre. De modo que la fotocopia de Pierre está ahí, de pie, de espaldas a la puerta, mirándome a los ojos con cierta curiosidad, supongo. Está desnudo. Lo he hecho lampiño, pálido, con pinta de adolescente. Lo normal para mí. Ahora estoy en la parte de la fantasía que más me fastidia. Le deseo, en especial su piel, porque la piel es lo único disponible. Pero he follado lo suficiente en mi vida, y con los suficientes chicos, para reconocer lo poco que explica la piel acerca de cómo es alguien. Así que empiezo a ponerme furioso por lo avara que es la piel. Quiero decir que la mayor recompensa que proporciona la piel, que es el semen, supongo, sólo es estupenda porque es un mensaje de algún punto interior de un cuerpo estupendo. Pero eso es totalmente primitivo. Pensemos en el oro. ¿Valdría algo el oro si hubiera una sustancia parecida más compleja, más hermosa? Tengo que elegir. o bien finjo que tengo poderes psíquicos o que sé leer la palma de la mano, y me digo que entiendo a un chico guapo si su esperma deja su cuerpo cuando estoy en su presencia, o bien, como he observado que hago cada vez más a menudo en estos últimos tiempos, me imagino que estoy dentro de las pieles que admiro. Estoy casi seguro de que si destripo a un chico, le conoceré muy bien, porque tendré lo que constituye su esencia justo en mis manos, mi boca, donde sea. No es que sepa qué hacer con ello. Probablemente algo demencial…, como dejar que sus tripas se deslicen entre mis dedos igual que se supone que hacían los piratas con los doblones o lo que fuera. Lo que pasa es que habría un olor, que supongo que sería intenso, y difícil de aguantar. No consigo imaginármelo. Puede que sea olor a meados, a mierda, a sudor, a vómitos, combinado con el del semen. Creo que en un mundo perfecto comería y bebería todo eso en lugar de tener simplemente náuseas. Ése es mi sueño. En eso pienso ahora. Estoy poseído desde hace mucho por esta ansia de destripar de verdad a alguien que me pone caliente. El chico holandés, en este caso, porque es el último ejemplo. La idea me hace sudar y temblar en este preciso momento. Brazos, piernas, por todas partes. Si él estuviera encerrado conmigo en este retrete, y si yo tuviera una navaja, supongo, o, aún mejor, garras, prescindiría de esa minúscula parte de mi cerebro que piensa que el asesinato es algo malo, signifique esto lo que signifique. Me pondría de pie, o trataría de ponerme de pie, y le haría picadillo. Pero como no tengo al chico, ni valor, ni arma, me quedo aquí, escribiendo, meneándomela. Que es lo que está haciendo mi mano izquierda mientras la otra escribe. Pero dentro de la cabeza tiene lugar la violencia más espectacular. Un chico estalla, se derrumba. Parece un tanto falsa, puesto que mis únicos modelos son películas de casquería, pero es increíblemente intensa.)"

 
Imagen paradigmática del argumento de "Frisk",
en torno a la aparición de una colección de fotos sobre el crimen de un adolescente
en un ritual de carácter fetichista sexual.
Imagen tomada del blog de Dennis Cooper


De una entrevista con revista Puñeteros
por Juan Sardá Frouchtman

Original en: 




P: ¿Dónde está el fin último del asesinato?

D. Cooper: En mi obra, matar es una manera de detener el dolor que provoca no ser capaz de entender y poseer a la gente que amas. Nunca funciona, pero es el único método que mis personajes creen tener para unirse con el objeto de su obsesión. Ven una lógica: si no son suyos de una forma completa, al menos pueden congelarlos cuando los poseen. La destrucción es una manera de borrar el pasado y el futuro, la víctima queda suspendida en la eternidad con su amante


En entrevista con Irene Rodríguez Aseijas para Literaturas.com



Original en: 


D. Cooper: Creo que mis libros tratan más sobre la fantasía de lo que significa el sexo, que sobre el sexo mismo. El acto sexual llegó a sus últimas fronteras hace siglos, y nosotros nos hemos limitado a repetir y recrear, con pequeñas mutaciones, los mismos actos sexuales durante mucho tiempo. Pero la fantasía no tiene frontera. Está siempre viva, llena de creatividad y en constante cambio. Un ejemplo perfecto es Internet, que yo he utilizado como escenario en ‘Chaperos’. Su generosidad con el porno, el modo en que permite infinitas dosis de fingimiento y engaño y encuentro con otros que comparten el fetichismo propio ha conducido e inspirado las fantasías sexuales proyectándolas a nuevas alturas. Creo que siempre habrá algo que mantenga las fantasías sexuales como algo envolvente, y dado que el sexo mismo es sólo una ilustración de la fantasía sexual, no creo que se haya agotado todavía, en absoluto.




No hay comentarios: