sábado, 15 de octubre de 2016

MARSIAS, EL SÁTIRO MUSICAL



Corren muchos rumores sobre Marsias: que recogió la flauta de Atenea cuando ésta vio su rostro reflejado en el agua con los carrillos hinchados al tocar; que Atenea en realidad fabricó la flauta especialmente para él con el fin de seducirlo ya que el fauno era famoso por su potencia sexual y ella era la única por quien no mostraba ningún interés; que el interés o más bien insaciable apetito sexual del fauno estaba volcado de preferencia hacia los pastorcillos y en especial el joven Dafnis; que tocar la siringa y el aulos le daba una gran ventaja para la seducción de ninfas, efebos e incluso inocentes impúberes; que enseñó a tocar la flauta a Olimpo luego de enseñarle otras muchas diversiones; que Apolo lo envidiaba y celaba en tal grado que lo desafió a una competencia de virtuosismo con la flauta; que en realidad fue el fauno el que desafió a Apolo y que la apuesta consistía en que el vencedor podría disponer del vencido a su antojo; que Apolo hizo trampa y al vencer ordenó el desollamiento de Marsias; que el río Frigio nació de la sangre del fauno; que en realidad el río nació de las lágrimas de duelo de las ninfas, animalillos del bosque, pastorcillos, efebos y faunos menores que ya no podrían ser deleitados por la potencia de la flauta de Marsias; que en realidad Marsias tenía peludas sólo las piernas desde las nalgas hacia abajo; que tenía peludo la mitad del cuerpo desde la cintura hacia abajo; que no tenía nada de vellos en el cuerpo y su rasgo distintivo de fauno sólo eran sus pequeñas astas; que sus astas eran enormes y sus patas traseras similares a las de un macho cabrío; que era joven e irresistiblemente bello; que era maduro con rostro socrático; que era muy viejo y de olor repugnante.

Arnold Bocklin



Los rumores coinciden en que Marsias fue sacrificado de un modo cruel; se dice también que fue el fauno quién ganó la apuesta, ya sea limpiamente o por medio de trampas, pero de cualquier modo Apolo no habría aceptado la humillación y terminó disponiendo el crimen infamante. Algunas fuentes aseguran que Apolo quiso eliminar al fauno para vengarse de su mala suerte en el amor con los efebos. Los rumores se extienden hasta la ejecución misma y a una posible conexión entre el desollamiento de Marsias y la muerte de Cipariso por un accidente con la jabalina o la de Jacinto por un accidente con el discóbolo. 

Cada rumor tiene su corte de partidarios.

Marsyas enseña a tocar a Olimpo; de Napoleone Angiolini

 Fotografías de James Bidgood; 
modelo: Bobby Kendall

No hay comentarios: