sábado, 26 de noviembre de 2016

LITERATURA CUBANA A PESAR DEL CASTRISMO (2)

CRONOLOGÍA BÁSICA DE LEZAMA LIMA:



1910: Nacimiento en La Habana, Cuba

1928: Egreso del Instituto de La Habana con el grado de Bachiller en Ciencias y Letras

1930: Comienza estudios de Derecho en la Universidad de La Habana con interrupciones producidas por problemas políticos con el régimen de Gerardo Machado.

1935: Publicación de su primer ensayo: "Tiempo negado" en la revista Grafos. Retoma sus estudios de Derecho.

1937: Publica su primer poema reconocido: "Muerte de Narciso", que le valió los elogios y amistad de Juan Ramón Jiménez. Funda la Revista Verbum. Se titula de Abogado.

1939: Funda la Revista Espuela de Plata que mantendrá hasta 1941. Se articula en torno a su figura el influyente grupo literario Orígenes.

1944: Publicación de su primer libro de poemas "Enemigo rumor" y comienzo de la revista Orígenes que llegó a lanzar 40 números hasta 1956.

1945: Trabaja como funcionario en el Ministerio de Educación hasta 1959. Publica dos libros de poesía y dos ensayos.

1953: Disolución del grupo Orígenes por diferencias internas. Desaparición de la revista.

1961: Es nombrado director del Departamento de Literatura y Publicaciones del Instituto Nacional de Cultura por el recién instalado régimen revolucionario. Paralelamente le afecta la abolición de los derechos de autor y la estatización editorial que lo obliga a presentar todas sus publicaciones a un "comité de calificación previa".

1963: Encuentro con Julio Cortázar con quien se estrechan lazos de admiración mutua y colaboración hasta la ruptura política de 1968. 

1964: Muerte de su madre.

1965: Publicación de Antología de la Poesía Cubana en 3 volúmenes.

1966: Concluye y publica su novela en clave poética "Paradiso, en la que trabajó al menos desde 1949. El texto tiene 550 páginas. Es considerado por muchos su mayor obra y una de las mayores de la literatura hispanoamericana. La novela es elogiada y difundida enérgicamente en México (O. Paz y C. Monsiváis) y Argentina. 

1967: J. Cortázar publicará el ensayo "Para llegar a Lezama" en 1967. Por su parte Lezama hace el prólogo de la edición cubana de "Rayuela". Comienzan los problemas políticos de Lezama con el régimen castrista, cuya crítica oficial calificó la novela como "hermética, morbosa, instigadora de la homosexualidad, pornográfica y antisocialista". Dentro de Cuba es defendido tímidamente por su círculo cercano y por el escritor oficialista Alejo Carpentier. Si bien la edición había sido autorizada por el comité de censura, es retirada de circulación y prohibida.

1968: Participa como jurado en el Premio Casa de Las Américas, votando de manera unánime por el libro "Fuera del Juego" del poeta Heberto Padilla. Una vez resuelto el premio el libro es censurado por la UNEAC y el jurado es llamado a retractarse por calificar el libro ganador como "contrarrevolucionario". Lezama Lima junto a los otros integrantes del jurado muestran su decisión indeclinable de mantener el premio, por lo cual el mismo es publicado con una indicación de la UNEAC donde se declara la "lucha ideológica" contra el autor. Lezama Lima es despedido de su trabajo. Posteriormente Heberto Padilla es detenido bajo el cargo de "sedición contrarrevolucionaria". Ruptura a nivel continental entre los partidarios del régimen y los que se desmarcarán para siempre de él. Cortázar adhiere al terrorismo de Estado castrista y se produce su alejamiento definitivo de Lezama. Aun así se publica la edición mexicana de Paradiso bajo el cuidado de Cortázar y Monsiváis.

1969: A pesar de su enfriamiento con el régimen publica su Obra Poética Completa y dos volúmenes de ensayos.

1971: Con posterioridad al congreso de la UNEAC en que el dictador Castro declara su famoso "Dentro de la Revolución todo; fuera de la Revolución, nada", la obra de Lezama es prohibida, retirada de circulación y su nombre declarado bajo interdicción. Se cancelan todas sus intervenciones en público y pasa a vivir un estado de exilio interno y ostracismo. Escritores como Delfín Prat, Virgilio Piñera, Heberto Padilla y Reynaldo Arenas pasan a ser detenidos y amedrentados sistemáticamente. Padilla se libra de una condena por sedición aceptando una declaración autoinculpatoria y una delación compensada de escritores "contrarrevolucionarios" por lo que accede a un proceso de libertad vigilada y "reeducación contra la desviación ideológica". Según todos los analistas, Lezama Lima se salva de procesos similares gracias a su consolidación intelectual en amplios sectores dentro y fuera de Cuba.

1972: Recibe el Premio Maldoror de poesía en España pero no es autorizado a viajar a recogerlo.


1976: Luego de 4 años de aislamiento, prohibición y dificultades económicas se debilita su salud, en especial un cuadro crónico de asma que padece desde niño. Se enclaustra para evitar ser hospitalizado hasta que el 8 de agosto de ese año es trasladado por amigos, contra su voluntad, a un centro hospitalario donde fallece al día siguiente por un infarto cardio-respiratorio.

 ver más en:



***


AMISTAD ENTRE VIRGILIO Y LEZAMA


Fueron amigos y compartieron suertes parecidas: contraculturales políticamente incorrectos, el ostracismo que les impuso la brutalidad castrista alcanzó niveles casi homicidas en ambos casos. Diferencias: Lezama fue una especie de católico panteísta y Virgilio un ateo pagano. Lezama vivió su homosexualidad de manera ligeramente platónica con obsesión por los ideales helenistas de culto a la belleza y a la inteligencia masculina juvenil. Virgilio vivió la suya de manera abierta y frontal, dirigida hacia las expresiones más marginales del erotismo. Ambos integraron el jurado histórico del concurso UNEAC que concedió el segundo lugar a Reynaldo Arenas por Celestino antes del alba en 1962. Ambos fueron mentores del joven Reynaldo. Éste cuenta en sus memorias, Antes que anochezca, que el cadáver de Virgilio Piñera fue secuestrado por la Seguridad de Estado de Cuba para evitar aglomeraciones en torno suyo, y fue devuelto 3 horas antes del sepelio. Prácticamente no tuvo velatorio. También existe la hipótesis de que su muerte se debió a un operativo de eliminación, al igual que en el caso de Lezama, no obstante los datos al respecto no pasan de ser especulaciones. Lo que sí es cierto es que ambas figuras tomaron categórica distancia del oficialismo intelectual cubano desde el juicio inquisitorial a Heberto Padilla en adelante, pagando un alto costo personal. Sus historias fidedignas y su valoración plena aún están pendientes, porque ese fenómeno sólo podría darse en un contexto de término del sistema político que les hizo la vida imposible. Todo lo demás son maquillajes, si bien los intentos de rescate actual no dejan de ser significativos: el centenario de Virgilio Piñera fue recordado con coloquios y ponencias sobre su obra; el premio literario anual Casa de las Américas lleva el nombre de José Lezama Lima y sus obras completas se han editado en Cuba, a la par que el interés por su obra mayor, Paradiso, ha ido en aumento. Esta novela en su momento de publicación fue aislada y su difusión fue censurada por tratar resueltamente la temática homosexual. El año 2008 se estrenó la película El viajero inmóvil, de Tomás Piard, basada en esta novela, que el año 1999 fue catalogada en el quinto lugar de las mejores obras literarias del siglo XX, según una encuesta especializada de la revista Time.

ver más en:



***
HEBERTO PADILLA: La libertad me autoriza.


Heberto Padilla es la piedra del tope de la libertad de expresión. No sólo concierne a la poesía sino también a la política y a la historia. Su desafío audaz y creativo al atontamiento cultural de Cuba bajo el régimen autócrata de los Castro le costó la cárcel, la tortura, la humillación, la pobreza, el ostracismo y finalmente el exilio. Sobre su caso guardaron silencio los políticos de izquierda de todo el mundo y la "intelectualidad" se dividió con contundente saldo a favor de aquellos que se pronunciaron de manera oportuna contra la censura y persecusión de que fue objeto el poeta de "Fuera del juego". Por Padilla la Revolución cubana perdió a Carlos Fuentes, Octavio Paz, Juan Rulfo, Vargas Llosa y casi casi a Sartre y Cortázar. Pero estos últimos recayeron en su obsecuencia y su lealtad a la tiranía monopartidista encabezada por uno de los charlatanes más crueles de la historia, el todavía poderoso Fidel. Cortázar retomó la ovejuna militancia con un texto, presuntamente un poema, que bien podría incluirse entre los mayores adefesios de la literatura moderna: "Policrítica en la hora de los chacales". En 1971 después de 38 días de prisión en aislamiento como el que se aplica al peor delincuente, Heberto Padilla debió hacer una "autocrítica" y declarar sus supuestos delitos de pensamiento y palabra. Una comisión de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas Cubanos) devenida en tribunal popular le tomó declaración durante un interrogatorio público, ridícula y arteramente televisado. Padilla se autoflageló a la manera de Galileo durante su juicio frente a la Inquisión varios siglos antes y declaró algo parecido a que el sol gira en torno a la tierra para salvarse de la hoguera, pero al igual que el viejo astrónomo tuvo oportunidad de su "...y sin embargo se mueve". En realidad nadie puede pensar que su mentada autocrítica pueda haber sido proclamada en serio; antes bien es fácil sospechar una intención teatral que lleva al extremo la exposición de la miseria intelectual de sus adversarios a través de la ironía y el absurdo. Los esbirros del castrismo en su inagotable ceguera se dieron por satisfechos. Uno de aquellos comisarios, Norberto Fuentes desclasificó hace poco el texto íntegro del expediente que permanecía en su poder con el interrogatorio inquisitorial y la autoinculpación de Padilla. El caso viene a pertinencia en momentos que la UNEAC hace una especie de perestroika con su historial de crímenes contra la libertad de expresión, dentro del proceso de maquillaje político-cultural en el que está envuelto el gobierno del sucesor del trono castrista, el viejo pistolero Raúl, inventor de las UMAP. Pero hace falta reconstituir la escena porque sus implicancias son aún relevantes. Y hace falta sobre todo resituar a un poeta de grandes dimensiones, de perfil altamente diferenciado en el concierto de la poesía hispanoamericana contemporánea. Padilla ha sido omitido en las antologías más consagradas de poesía, como es el caso de la realizada con celebridad por José Olivio Jiménez para Alianza Editorial. Por fortuna es fácil obtener las fuentes no corruptas por el tiempo y no hay excusas para no conocer FUERA DEL JUEGO y la "Autocrítica", propuesta aquella como una obra literaria más, con el tragicómico contexto de haber sido inspirada por hechos reales, como una novela testimonial. 



No deja de ser sabroso el episodio de "Antes que anochezca" donde Reynaldo Arenas cuenta que se encuentra con Heberto Padilla en una calle de Miami y lo ve tan destruido y convaleciente de su propia experiencia, que más le da la idea de un alma en pena que de una persona. En efecto sus libros fueron perdiendo poco a poco la fuerza expresiva conforme avanzaba su vida, sin por ello dejar de ser poesía y con frecuencia poesía mayor. El maridaje lírico-narrativo, lo urbano, lo doméstico-cotidiano, la ironía son sus sellos indelebles, la mirada universal frente al hecho más pequeño, el ritmo de la idea, el verso prolijo, son su sello.

En los siguientes enlaces ofrezco los pdf de los textos más significativos de este emblemático proceso, con el fin de dejar a disposición de los interesados las pistas de un bochorno colectivo del que pueden seguir sacándose lecciones. Y la poesía sale victoriosa.


 ver más en:



No hay comentarios: