miércoles, 11 de enero de 2017

JEAN GRENIER, EL NIÑO LICÁNTROPO (1590-1610)





"Aquéllos que poseen la cara de los lobos, como este joven, tienen ojos terroríficos y brillantes, y cometen sus fechorías con la crueldad y rapacidad de los lobos. Matan a los perros, cortan las gargantas de los niños a dentelladas, y gustan del sabor de la carne humana como los lobos. Sus dientes y garras son tan afilados y poderosos como las de los lobos; corren en cuatro patas y suelen cazar en manada cuando están en compañía unos de otros. Este joven confirmó que cuando salía de cacería lo hacía con otro hombre lobo. Nada de esto debe parecer increíble o improbable, ya que sucede por obra del Demonio, quien los ayuda, alienta y los lleva a cometer estos actos."










"Pero lo que realmente muestra que este miserable ha sido entrenado por el Demonio es su habilidad para quitarse la ropa sin destrozarla, y mostrar siempre impúdicamente sus atributos corporales con el fin de seducir o violar a sus víctimas, las que a veces declaran no haber podido resistirse a sus embustes y encantos. Una vez terminados los crímenes podía ponerse sus ropas y aparentar ser ciudadano cristiano y normal. Todo esto demuestra que sabía de las operaciones mágicas para entrar en contacto con el Demonio y hacer su voluntad, la que consistía, las más de las veces, en actos lujuriosos y el despedazamiento de criaturas inocentes."






Nota: Veredicto de la corte de Burdeos sobre el caso de Jean Grenier, junio de 1603. Sentenciado a encierro perpetuo en un convento bajo el cuidado de jóvenes monjas y novicias. También era visitado por curas investigadores sobre presencias malignas y exorcistas especializados en lujuria demonacal. Jean Grenier murió en 1610, a los 20 años de edad. 

(Fuente: Enciclopedia de la Inquisición Española y Francesa, transcripciones modernas.)



No hay comentarios: