recomendado

"BETONIYÖ", DISTOPÍA ADOLESCENTE Y EL FRACASO DE LA BELLEZA

    Título: BETONIYÖ Directora: Pirjo Honkasalo Guión:  Pirkko Helena Saisio;   Pirjo Honkasalo País: Finlandia Año: 2013 Actor ...

lunes, 10 de julio de 2017

ABRAHAM, EL PARRICIDA FRUSTRADO, EN EL ARTE

EL ETERNO SACRIFICIO DE ISAAC


El "sacrificio de Isaac" es uno de los relatos fundacionales de la tradición de 3 religiones, las llamadas religiones "abrahámicas". Despojado de esa especie de delirio esquizoide que es la fe, habría que verlo en su sentido más crudo: un anciano con alucinaciones visuales y auditivas decide matar a su hijo menor de edad porque escucha la "voz de Dios" que se lo ordena. Prepara un altar con ramas similares a los usados en el sacrificio de animales en los ritos agrarios de las religiones paganas. Engaña y secuestra al niño, Isaac, declarado como su hijo. Cabe mencionar que según este relato bizarro llamado Biblia, Abraham tenía 100 años cuando engendró a Isaac. Antes de eso había engendrado a un niño de nombre Ismael para lo cual tomó un vientre de alquiler a través de una esclava llamada Agar, puesto que su esposa Sara era estéril. Ninguna fecha cuadra demasiado. Abraham circuncida a Ismael, el hijo mayor,  a los 13 años, es decir, ya "hombrecito". Si es efectivo lo que dicen los rabinos ortodoxos, la circuncisión originalmente se practicaba con los dientes. O sea tenemos al anciano Abraham haciéndole sexo oral a un hombrecito de 13 años llamado Ismael para luego darle un giro sangriento al incesto y estupro simultáneo, cortándole el prepucio de una mordida. Esto lo hace por orden de Dios a través del llamado "pacto", instituyendo la circuncisión como ritual de bautismo en la tradición judía. Llama la atención que nunca un artista haya pintado esta escena, pese a ser tan inspiradora para los creyentes judeo-cristianos, puesto que es fundacional de su fe. Pero sigamos con el relato. Cuando Isaac nace, el anciano Abraham reniega de su primer hijo Ismael y lo expulsa junto a la esclava sexual Agar, su madre, atribuyéndole a la decisión otra "orden de Dios". Hasta aquí ya tenemos configurado el cuadro del delincuente Abraham. Pero hay más: cuando decide ejecutar a Isaac el plan es quemarlo después de degollarlo, como se hace con los corderos. La novela negra llamada Biblia omite la edad de Isaac, pero indica que el muchacho lo habría ayudado a recolectar leña y habría acudido muy entusiasmado con la invitación de realizar un sacrificio. Ya vemos que el muchacho tiene suficiente edad para llevar carga pesada pero no tanta como para advertir que está siendo engañado, ya que pregunta insistentemente "¿dónde está el cordero?", a lo que el astuto anciano estuprador responde "nos está esperando en un lugar apartado del monte, privado e íntimo, agradable a Dios" o algo equivalente. Al muchacho también le gusta la sangre, el misterio y los juegos crueles, por lo visto, puesto que está ansioso por llegar pronto y degollar al corderito. Cuando llegan al lugar que Abraham tiene escogido -otra decisión que le atribuye a la voz de Dios- Abraham cae sobre Isaac y ocurren dos posibles cosas: (1) lo golpea para someterlo aturdido ya que el muchacho es bastante fuerte como para haber cargado leña cuesta arriba y el padre es anciano. En un forcejeo habría tenido ventaja el adolescente. O bien (2) no hay forcejeo sino seducción y sometimiento, como lo registran la mayoría de los autores, con un poco de utilería sadomasoquista: vista vendada, amarras en los brazos y las piernas. No pocos se inclinan por recrear la escena simplemente con la sumisión del muchacho. Por cierto, el nombre Isaac significa "para la risa". Acá ocurre lo mejor: Abraham empuña el cuchillo y se prepara para asestar el corte en la yugular, cuando un ángel le toma el brazo, lo afirma, lo retiene, o según algunos más sutiles, le toca el hombro. En la novela bizarra llamada Biblia el relato textual dice que la voz del ángel le habló desde las nubes. Llama la atención que el Dios con el que alucina el homicida Abraham haya optado por terminar el plan por medio de un ángel y no hablándole directamente, ya que antes lo había hecho. Pero no es tan curioso si pensamos en que Abraham ya ha mostrado signos de delirio con estos seres bellísimos y andróginos que llama ángeles, los cuales se le aparecen y lo atormentan con visiones tentadoras. Ciertamente, la descripción y representación de Isaac también es angelical, muy rara vez con rasgos semitas (es decir moreno, de nariz y mentón pronunciado y de pelo negro) sino con predominio de rasgos caucásicos y cuerpo apolíneo, rubio, blanco y de mejillas rubicundas, como son en la actualidad la mayoría de los judíos, donde predomina el origen kazar, eslavos convertidos al judaísmo en el siglo VIII. Y así termina entonces el relato, con una declaración de homicidio frustrado, según la legislación chilena, o en grado de tentativa según otras. Cabe decir que Abraham no declara arrepentimiento ni se detiene en su resolución de segar la vida del hijo y el ángel viene aquí a actuar como un disuasivo externo que frustra la acción. En su intencionalidad se muestran varias agravantes: premeditación, alevosía y ensañamiento. Al menos en Chile de acuerdo a la ley vigente, no concurre la irreprochable conducta anterior puesto que Abraham cuenta con abuso sexual y mutilación de Ismael de 13 años -lesiones menos graves a través de la circuncisión-, maltrato físico y verbal de éste y su madre, abandono y evasión de pensiones alimenticias, entre otras posibles faltas y delitos. Por tanto Abraham habría sido condenado a cadena perpetua por parricidio frustrado. A menos que concurriera la declaración de enfermedad mental como eximente, dado sus alucinaciones y estado de delirio. En cuanto a la ley vigente en otros países, especialmente los que tienen a Abraham como profeta, el propio Abraham habría sido ejecutado.

Vamos a otro relato paralelo: el cuchillo es un símbolo fálico. Las trazas de acto sexual son mucho más evidentes en el arte, donde la inmensa mayoría de maestros de la plástica presentan el episodio con rasgos altamente eróticos. El cuerpo masculino juvenil es estilizado, de modelo greco-latino y praxiteliano, como es propio del arte del Renacimiento, donde se recupera la sensualidad de la figura humana. Así en Caravaggio existen dos versiones, una cuya autoría es controversial con Cavarozzi  (pintado hacia 1598) de enorme fuerza sexual, con un Isaac de medio lado, de espaldas a Abraham y con mirada complaciente. En tanto el anciano lo jala por el pelo y blande el cuchillo a poca distancia del cuerpo pero clava la vista con arrobamiento en el ángel, que le devuelve la mirada seductora al tiempo que palpa el vellón de un cordero. El relato entre líneas en este cuadro, a mi juicio, es de un acto sexual sodomítico, con incesto y estupro, alternado en "menáge a trois", sin violencia, con placer y consentimiento de todas las partes. En cambio, bajo la misma lógica, el Caravaggio de Florencia (1603), fuera de toda controversia, representa una violación, con fuerte resistencia de Isaac y una intervención mucho más directa del ángel, que pulsa la mano que sostiene el cuchillo-falo. En el Rembrandt de 1634 el ángel logra hacer que Abraham el homicida deje caer el cuchillo, es decir, que suelte el falo con que está a punto de penetrar en el cuello de un Isaac completamente sometido, tendido boca arriba, semidesnudo con las manos atrás. El mismo Rembrandt registró después en 1659 otra escena de líneas mucho más toscas, donde las posturas son completamente diferentes: el homicida sostiene con fuerza el cuchillo, Isaac está de rodillas con la boca exactamente a la altura del bajo vientre de Abraham y el ángel hace una comparsa discreta, apoyando la mano sobre la espalda de Isaac y el hombro derecho del anciano. Acá la postura es más bien de sexo oral con un menage a trois voyeurista de parte del ángel.

En Matthias Stomer la escena es de sorpresa. Isaac está desnudo y sumiso, de espaldas a Abraham y éste último es tocado en el brazo con gran sobresalto. A mi juicio este cuadro representa la cópula a punto de ser consumada. Tanto Isaac como el ángel son mucho más jóvenes, casi niños, en esta representación.

La postura de cópula de Isaac dando la espalda justo a la altura de la pelvis de Abraham se repite en varios maestros: Orazio Riminaldi, Pedro de Orrente, Bartolomeo Cavarozzi, etc. En no pocos el impulso sexual es representado por el paño rojo que cubre las zonas sexuales de Isaac en tanto otros prefieren el paño blanco, indicador de la inocenciaPedro de Orrente ha optado por ambos colores para Isaac indicando que hay deseo en su visión pero inocencia en su sexo. Tiziano hace un Isaac más infantilizado, completamente vestido de rojo y con las nalgas en primer plano hacia el espectador en postura de hinojos. En tanto Luca Giordano prefiere el paño azul en sus dos representaciones, pudiendo indicar, talvez, un grado mayor de sometimiento con discernimiento de parte de Isaac, es decir, una extraña entrega gustosa, ya que el azul representa el libre albedrío y el placer. Acá sería más bien una experiencia de lo que actualmente se llama "snuff", tan bien expresado en la literatura de Dennis Cooper. Curiosamente el único artista que pinta a Isaac desnudo, en lo que hemos podido ver, es Chagall, el que hace una representación ridícula de sus órganos sexuales, ínfimos y desprovistos de vello.

En Luca Giordano tanto Isaac como el ángel son rubios y de cabello largo, con rasgos y posturas femeninas. Es especialmente llamativo el mural de Giambattista Tiepolo, en el que Isaac está en primer plano central con la mirada fija en el enfoque del espectador, como si devolviera la mirada con resignación. La expresión y la postura es casi fotográfica, con rasgos andróginos y púberes, muy similares a los que hoy en día, más de 400 años después, se usa en la gráfica del animé y el comic. Esta es la única obra consultada en la cual Isaac está cómodamente sentado sobre el altar de leños.

En resumen, tanto el relato mítico como el arte alusivo a este mito son de una fuerte violencia, con rasgos de fantasía sexual y, a través de su historia de fe y de culto religioso, reviste un encubrimiento del crimen, el fanatismo, el delirio mesiánico, el incesto y el estupro. Estos temas han sido incentivo para el arte, como es natural, dada la capacidad que tiene el artista de sumergirse en el inconsciente y en la simbología profunda. Hay rasgos de una erotización contenida, distorsionada y vulnerada en la controversia visual sobre el tópico del consentimiento adolescente, la voluntad en definitiva, que ninguno ha sabido llevar más lejos que el Caravaggio de Florencia. Pero más allá de esto, en lo que estética y políticamente nos concierne, el "sacrificio de Isaac" es el bautismo de fe de la crueldad contra el niño así como la expulsión de Ismael es el desprecio por la protección y el culto a la evasión del compromiso filial. En ambos temas se consagra la verdad a secas de la religión judeo-cristiana, madre de todas las descomposiciones sociales de la cultura occidental, hasta nuestros días, desde que erigió el culto al monoteísmo excluyente, al sentimiento de culpa, a la perversa idea del pecado original, el castigo y la obediencia ciega como camino para llegar a su Dios -obediencia que se basa en las leyendas canónicas de su credo-, el desprecio por la diversidad de la naturaleza humana, etc.

Sirva esta nota como homenaje a todos los niños y niñas que han sido objeto de vejación y muerte en los centros de internación y protección social para menores del Estado de Chile (SENAME). El sacrificio demiúrgico de Isaac está en pleno desarrollo.



 
Anton Losenko - 1737-1773

Bartolomeo Cavarozzi  - 1590-1625

Caravaggio o posible Cavarozzi  ca. 1598

Caravaggio; ca. 1603 (Versión Florencia)

Daniel Seiter - ca. 1690

Domenichino - 1581-1641

Giambattista Tiepolo  - 1696-1770 (detalle)

Giambattista Tiepolo  - 1696-1770 (mural completo)

Giovani Doménico Tiepolo  - 1727-1804

Giovanni Battista Pittoni , 1720

Giovanni Lanfranco (1582-1647).

Jacob Jordaens - 1593-1678

Jerry Harston (1943- 2009)

Jerónimo Jacinto Espinosa (1600-1667)

Johann Liss; 1590-1631

Juan de Valdés Leal (1622-1690)

Laurent de La Hire (1606-1656)

Luca Giordano (1634-1705) 1

Luca Giordano (1634-1705) 2

Marc Chagall (1887-1985)

Matthias Stomer (1600-1650)

Orazio Riminaldi (1593-1630)

P. P. Rubens (1577-1640)

Paolo Veronesse (1528-1588)

Pedro de Orrente (1580-1645).

Rembrandt (1606-1669) ca. 1634

Rembrandt (1606-1669) ca. 1659

Tintoretto (1518-1594)

Tiziano (1490-1576)

  

No hay comentarios: